• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El líder sindicalista, el pasado abril, antes de ser arrestado por corrupción. Foto: AP
El líder sindicalista, el pasado abril, antes de ser arrestado por corrupción. Foto: AP

En el último día y en los últimos minutos antes de que venciera el plazo de los tribunales, en un acto típico del exmandatario respecto a la justicia brasileña, Luiz Inácio Lula da Silva terminó por hacerse a un lado en sus aspiraciones rumbo a un tercer mandato presidencial para pasar la batuta al exalcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad, a quien transmitió “mi voz” desde la prisión, donde cumple una condena por corrupción.

Lula y el Partido de los Trabajadores, del que fue fundador, agortaron casi todos los recursos legales disponibles para comprar tiempo y avivar la popularidad del expresidente entre el 40 por ciento de votantes que le daba su apoyo en las encuestas, antes de renunciar a su candidatura y nombrar a un sustituto no impedido por la ley.

Gráfico: La Razón de México

Lula esperaba que el Supremo Tribunal Federal (STF) aceptara una apelación que habría dado más días para modificar la candidatura del PT, luego de que la principal corte electoral de Brasil le prohibiera postularse debido a una condena por corrupción y le dio 10 días para remover su nombre.

A pesar de las apelaciones pendientes ante el STF, Lula decidió que era el momento de traspasar su apoyo a Haddad y no correr el riesgo de que el tribunal electoral anule la candidatura del partido.

Una noche anterior a sus declinaciones, en la prisión de Curitiba, el expresidente escribió una carta en la que pidió el apoyo para Fernando Haddad, quien era su compañero de fórmula, como vicepresidente, en el proyecto de candidatura original.

“Mi voz es la voz de Fernando Haddad y de todos los compañeros en nuestra jornada intemporal para rescatar la dignidad nacional en todos los rincones del país (…). Mi voz es la voz de todos los que hablen o canten los himnos de la libertad, de la democracia, de la justicia y de la victoria”

Luiz Inácio Lula da Silva

Expresidente de Brasil

En la misiva, Luiz Inácio llamó a sus seguidores a comprometerse con el ideal de poner al frente de las políticas a las mujeres, a la población negra, los trabajadores, la cultura y la educación.

“Vamos a arrancar para la victoria en estas cuatro semanas. Vamos a firmar esta noche ese compromiso de lucha. Compromiso en el nombre de la esperanza que renace. En nombre de Brasil que va a ser feliz de nuevo. Con la juventud siguiendo por delante, las mujeres, la población negra, la clase obrera, la Universidad, la Educación, la Ciencia y la Cultura”.

El texto fue leído por el actor Sérgio Mamberti durante un evento que reunió a intelectuales, estudiantes y políticos vinculados al partido en la Pontificia Universidad Católica (PUC) en San Pablo, la noche de este lunes.

Gráfico: La Razón de México

Luego de quedar formalizado el desmarque de Lula respecto a los comicios de octubre, la ejecutiva nacional del Partido de los Trabajadores confirmó a Fernando Haddad como candidato presidencial.

El exministro de Educación tendrá la consigna de absorber los puntos que daban la ventaja en los sondeos a Lula. Hasta el momento, el también académico universitario se ubica a 22 puntos del primer lugar, el candidato de ultraderecha, Jair Bolsonaro, quien, de acuerdo con la consultora FSB, creció cuatro puntos y alcanzó el 30 por ciento de la intención del voto brasileño.

De acuerdo con la encuestadora Datafolha, el apoyo ha Haddad saltó cinco puntos porcentuales en las últimas semanas, y llegó a 9 por ciento, que lo coloca en empate técnico entre otros tres candidatos: Ciro Gomes (13 %), la ecologista Marina Silva (11 %) y el socialdemócrata Geraldo Alckmin (10 %).

  • El Dato: El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas publicó el 17 de agosto un informe recomendando que Lula pudiera ejercer sus derechos como candidato.

Imputaciones siguen al Plan B del PT

  • La Fiscalía brasileña denunció a Fernando Haddad por los delitos de corrupción, lavado de dinero y asociación ilícita en el pago de gastos durante su campaña para la alcaldía de Sao Paulo en 2012.
  • La autoridad asegura que Haddad beneficiaba a UTC con licitaciones públicas.
  • El exalcalde habría recibido 630 mil dólares de la empresa UTC Engenheria para gastos de campaña.
  • Haddad asegura que la denuncia se basa en la “narrativa”, sin pruebas, de empresarios.
Compartir