• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: La Razón

Llegaron en un automóvil Mercedes-Benz blanco, y tardaron poco más de cuatro minutos. Así fue como los miembros del grupo delictivo de La Unión de El Betito, arrojaron el fin de semana bolsas con los cuerpos desmembrados de dos hombres que formaban parte de su grupo rival La Fuerza Anti Unión.

Las cámaras de la ciudad no lograron captar el momento en que lanzaron los cuerpos y colgaron la manta; sin embargo, si grabaron el momento en que dicho auto subió al puente vehicular en la zona de Tlatelolco, y luego bajó para escapar.

La Razón obtuvo estas imágenes que ahora sirven a los investigadores para buscar en la zona norte de la Ciudad de México el carro en el que viajaban los responsables de este doble crimen.

Los investigadores de la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México supieron que fue ese Mercedes Benz, luego de analizar lo que quedó grabado aquella madrugada.

Foto: La Razón

El reloj de las cámaras detectó el paso del auto de lujo al momento en que subió al puente  vehicular. Marcaba justo 5:09.09  cuando entró a él. A diferencia de todos los carros que pasaban por la zona, este tardó más del doble de tiempo que ellos.

En promedio, cada vehículo que subía al puente tardaba entre 1 minuto y 1 minuto con 10 segundos en bajar. Pero ese Mercedes Benz tardó poco más de cuatro minutos.

La cámara captó el auto blanco con quemacocos bajando del puente hasta las 5:13.28.

Foto: La Razón

Por el puente subieron entre las 5:05:21 horas y las 5:09:09 horas, seis vehículos, un camión de basura y un Torton.  Pero ninguno tardó más dos minutos en hacer el recorrido. Sólo el Mercedes Benz tardó de las 5:09:09 a las 5:13.28.

Tras bajar el puente vehicular, aquel carro se dirigió al norte de la Ciudad. Las cámaras lo captaron de nueva cuenta en Insurgentes Norte. En su camino en algunas ocasiones cercad de un Camaro que aparentemente se le unió.

Mientras ellos escapaban, un autobús de pasajeros que pasó por el lugar arrolló las bolsas con los cuerpos y fue por este motivo que quedaron esparcidos en un radio de más de 15 metros.

Foto: La Razón

De hecho, los cadáveres al ser reconstruidos, quedaron con diversas manchas de llanta, debido a ese autobús que les pasó por encima.

Los investigadores suponen que el Mercedes-Benz siguió hasta el Estado de México. Allá encontraron ayer, el rostro de uno de los cuerpos que arrojaron aquella madrugada.