• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Trabajadores realizando obras en el edificio A del Centro SCOP, el cual resultó con más daños tras el sismo del 19S. Foto: Cuartoscuro
Trabajadores realizando obras en el edificio A del Centro SCOP, el cual resultó con más daños tras el sismo del 19S. Foto: Cuartoscuro

finales de noviembre de este año, 70 por ciento de un total de cuatro mil paneles de los murales que se encuentran en el Centro SCOP, antigua sede de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), serán retirados, informó ayer Rodrigo Ramírez, Oficial Mayor de la dependencia.

Se trata de la primera vez que el funcionario habla del estado actual de los murales, luego de que La Razón informara que éstos se resguardarían en dos bodegas que se construyen en el Centro SCOP.

“Vamos trabajando a ritmos rápidos, esperamos que a finales de noviembre tengamos un avance muy certero, de 70 por ciento”, explicó ayer, luego de asistir a la ceremonia del Día Mundial del Correo.

Señaló que en total son seis mil paneles los que conforman los 15 murales que se encuentran en la antigua sede de la SCT, pero sólo se retirarán cuatro mil.

Como también lo adelantó este diario, también aseguró, al igual que el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), que será la próxima administración la que decida el destino final de los murales que crearon artistas como Juan O’ Gorman, José Chávez Morado, Rosendo Soto y Arturo Estrada.

El INBA, la Secretaría de Cultura en su momento, tomando en cuenta el valor de estas obras, decidirán cuál puede ser el mejor escenario, el mejor foro donde puedan acomodarse y puedan recobrar su esplendor”

Rodrigo Ramírez

Oficial Mayor de la SCT

“No sabemos cuál es el destino, sería muy aventurado y sería poco serio decir si van a estar aquí o allá, lo que tenemos que cumplir nosotros como administración, como Secretaría, es justamente el desprendimiento conforme a los protocolos marcados por el INBA y después esperar a que tomen las decisiones en el futuro”, declaró.

Detalló que la empresa CAV Diseño e Ingeniería está contratada sólo para retirar los paneles de los edificios que resultaron dañados, el A y la intersección A-B. La inversión por estas labores es de 40 millones de pesos.

“El contrato alcanza a los cuerpos que están dañados”, aseguró  Rodrigo Ramírez.

Respecto al futuro de la edificación, ya sin los murales, el funcionario explicó que corresponde determinarlo al Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin).

“Este edificio como está dañado se pone a disposición del Indaabin, que en su momento decidirá cuál es el destino material de ese edificio”, apuntó. 

El lunes pasado expertos del INBA acudieron al Centro SCOP a inspeccionar las labores que se realizan. Señalaron que hasta que terminen de construirse las bodegas podrán
retirarse los paneles.