• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
En Austria, ante los líderes europeos, ayer. Foto: AP
En Austria, ante los líderes europeos, ayer. Foto: AP

Ya inmersa en terreno pantanoso, encarada frente a los 27 países que negocian con el Reino Unido su salida de la Unión Europea, la primera ministra británica, Theresa May, instó a que retiren unas demandas “inaceptables” sobre el Brexit que, según dijo, podrían dividir a Gran Bretaña, y pidió que el bloque responda de “forma seria y viable” a su plan.

En Salzburgo, Austria, May intentó ganarse a los líderes de la Eurozona, al preguntarles qué harían si tuvieran en sus manos la responsabilidad de gestionar una “separación legal” de sus países.

Funcionarios de la UE le reiteraron su exigencia de que Londres cambie su posición sobre lo que se conoce como la barrera irlandesa: evitar la construcción de puestos fronterizos entre la provincia británica de Irlanda e Irlanda del Norte (miembro del bloque), y sobre la cooperación económica futura después del Brexit, que será efectivo a partir de marzo de 2019.

“Creo que he presentado propuestas serias y viables. Por supuesto, no acordaremos todos los detalles, pero espero que respondan de la misma manera”, dijo May a Europa en el teatro Felsenreitschule. “La responsabilidad recae sobre todos nosotros para alcanzar este acuerdo”.

Gráfico: La Razón de México

Las conversaciones, que han durado más de un año, están empantanadas sobre cómo garantizar que lo que se convertirá en la única frontera terrestre de Gran Bretaña con la Unión Europea, entre Irlanda del Norte e Irlanda, no vuelva a albergar los controles y las tensiones del pasado.

May rechaó la propuesta de mantener a la provincia en una unión aduanera con el bloque, si no llegan a un acuerdo para mantener abierta toda la frontera entre la Unión Europea y el Reino Unido, ofreciendo en cambio un acuerdo aduanero de tiempo limitado que abarcaría a toda la Gran Bretaña.

Durante la cena con los líderes, May dijo que el problema podría resolverse asegurando el tipo de “comercio sin fricciones” previsto en su plan y aseguró que Gran Bretaña todavía está comprometida a acordar un plan de respaldo con la UE.

Una fuente del gobierno británico sugirió que Reino Unido podría presentar otras propuestas en aras de empujar un acuerdo sobre Irlanda del Norte, y que éstas serían entregadas a los funcionarios de la UE “a su debido tiempo”; sin embargo, hasra el momento, May ha sido firme en no abandonar su plan inicial.

A poco más de seis meses para que la separación se concrete, las partes sólo han logrado coincidir en un punto: el tiempo se agota para asegurar un pacto que marcará el mayor cambio de la política de Reino Unido en casi medio siglo.

  • El Dato: Los orígenes del término Brexit se remontan a 2012, cuando estaba en boga Grexit, utilizado para especular sobre la salida de Grecia de la Unión Europea.

Compartir