• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
La policía llegó tras el atraco a la sucursal Miguel Ángel de Quevedo. Foto: Especial
La policía llegó tras el atraco a la sucursal Miguel Ángel de Quevedo. Foto: Especial

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ) ya investiga el robo a una tienda Suburbia ubicada en la delegación Coyoacán, donde un comando armado y encapuchado irrumpió para romper los aparadores y sustraer celulares y diversos accesorios electrónicos, así como dinero en efectivo.

Según reporte de las autoridades, los hechos ocurrieron en el establecimiento de Miguel Ángel de Quevedo y Universidad a las 22:00 horas del domingo, justo cuando los empleados se disponían a terminar su jornada y hacer el corte de caja.

En ese momento cinco hombres armados y encapuchados, quienes llegaron en una camioneta, tomaron desprevenidos a los guardias de seguridad privada, los amagaron con sus armas y los obligaron a tirarse al suelo.

Los delincuentes se dispersaron por la tienda: tres de ellos se dirieron a la sección de telefonía y rompieron con martillos los exhibidores para apropiarse de celulares y diversos accesorios electrónicos.

El resto de los asaltantes obligaron a la jefa de piso a que se tirarán al suelo y le quitaron su radio comunicador y posteriormente se dirigieron a las cajas para sustraer el efectivo; todo en apenas unos minutos. Cometido el robo, los delincuentes abordaron la camioneta, donde los esperaba un sexto cómplice y huyeron del lugar.

La PGJCDMX inició la carpeta de investigación por robo a negocio con violencia e instruyó al personal de la Coordinación General de Servicios Periciales realice los dictámenes correspondientes para identificar a los responsables, determinar el valor de los aparatos electrónicos y el monto de lo robado.

También inició la revisión de las cámaras de circuito cerrado de la tienda, así como las del C5 del gobierno de la ciudad, para establecer la ruta de escape que ocuparon los delincuentes.

Al respecto, el secretario de Seguridad Pública, Raymundo Collins, acusó que luego del asalto, los empleados de la tienda no cooperaron ni permitieron el ingreso de los elementos policiales que llegaron al lugar.

“Los de la tienda no cooperaron, no permitieron que tuviéramos acceso, no permitieron que tuviéramos el real conocimiento de los hechos; la policía llegó muy a tiempo. Vamos a tratar de contactar a los directivos de esta cadena de tiendas para que sean más accesibles con la policía, con la información que tengan, nosotros tenemos a inteligencia”, señaló.  

Compartir