Miles de venezolanos cruzan el puente Simón Bolívar hacia Colombia, ayer. Foto: Especial

Unos buscan comida y medicamentos, forzados por la escasez. Otros no piensan volver. Miles de venezolanos pasan la frontera hacia Colombia, desafiando nuevos controles migratorios impuestos por el gobierno de Juan Manuel Santos.

“Es un éxodo (…) Hay que cruzar a Colombia a buscar medicinas y alimentos. Es obligatorio”, manifestó a AFP Alí Prieto, entre la multitud que este fin de semana esperaba atravesar el puente internacional Simón Bolívar, vía de alto intercambio migratorio que enlaza las poblaciones de San Antonio (Venezuela) y Cúcuta (Colombia).

Desde el pasado viernes se registran en este punto largas filas, envueltas por momentos en el caos debido a nuevos obstáculos legales.

Según el alcalde de Cúcuta, César Rojas, al menos 25 mil venezolanos pasaron la víspera hacia territorio colombiano.

Alí, junto con un familiar, pretende abastecerse de comida en Cúcuta y regresar a su casa en San Cristóbal, ciudad vecina de San Antonio. No critica los reforzados controles migratorios, pues considera que Colombia “ha sido muy hospitalaria ante la tragedia que vivimos”.

El gobierno colombiano suspendió la semana pasada la emisión de las Tarjetas de Movilidad Fronteriza (TMF), que facilitaban el tránsito de venezolanos en la zona limítrofe. Seguirán vigentes, sin embargo, las expedidas hasta el momento, y quienes no las tengan deben presentar pasaporte.

La medida ha sido acompañada de mayores restricciones a lo largo de los 300 metros de trayecto en el puente internacional. Se hacía en pocos minutos, pero ahora puede llevar más de una hora.

Yommy Cristaldo se alista. No regresará. “Me voy del país por mejoras para mi familia y el futuro de mis niños”, contó este hombre de 31 años, cuyo destino es Bogotá. Sus ingresos como textilero en Caracas, disueltos por la hiperinflación (13 mil por ciento para este año, según el FMI), son insuficientes para vivir.

Otros se van más lejos. Giovanni Caserta tiene un año planificando su viaje desde la ciudad de Maturín, al otro costado de Venezuela, y llegó el momento de hacerlo, porque no puede “aguantar más”.

Colombia es para él la primera escala de una travesía de siete días en autobús, rumbo a Argentina.

El ingreso mínimo mensual en Venezuela es de unos 3.5 dólares a la cotización del mercado negro, que únicamente alcanzan para comprar poco más de dos kilos de carne.

Alí descarta imitarles. Este extrabajador público —ocupó un cargo en la agencia tributaria— dice que seguirá fiel a la tierra en la que nació, aunque comprende a quienes deciden migrar.

“Entiendo la situación y entiendo a todos los venezolanos que se están yendo”, lamentó. Su voz se corta, mientras trata de resistir el llanto.