• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Cuartoscuro
Foto: Cuartoscuro

Durante el noveno mes del año, los precios de los energéticos y las tarifas de gobierno generaron un repunte en el Índice de Nacional de Precios al Consumidor (INPC) de 0.42 por ciento con lo cual registró una variación de 5.02 por ciento a tasa anual, la más alta desde marzo de este año, cuando llegó a 5.04 por ciento.

Esta cifra, fue mayor a lo esperado por el sondeo, ya que se anticipaba una variación de precios de máximo 5.0 por ciento.

“La inflación en septiembre se explicó por presiones sobre los energéticos, así como bienes generales y costos educativos. Los precios de los energéticos se incrementaron 1.9 por ciento mensual, derivado del aumento en el precio del gas LP que registró un incremento de 5.3 por ciento y de la gasolina de bajo octanaje con un repunte de 1.5 por ciento; sin embargo, el precio de la electricidad retrocedió 0.7 por ciento”.

De acuerdo con Grupo Financiero Banorte, el aumento de la inflación en septiembre se debió a que en gran medida, se registró un efecto base desfavorable, después de los sismos de septiembre.

Por ejemplo, el rubro de tarifas del gobierno en septiembre de este año se incrementó 5.4 por ciento anual, mientras que el de telefonía móvil aumentó 6.9 por ciento; en este sentido, es importante recordar que el año pasado se suspendió el cobro del transporte público en la zona metropolitana de la Ciudad de México y de las llamadas y datos de celulares.

Gráfico: La Razón de México

“En este contexto, este impacto se eliminará tan pronto como la próxima quincena”, confió la institución, quien además señaló que, a pesar de lo anterior, se esperaría esperamos una desaceleración modesta de la inflación para que converja en su estimado de 4.8 por ciento, por arriba del consenso de 4.5 por ciento.

Asimismo, los precios del agro cayeron 0.2 por ciento como resultado de la contracción de 1.1 por ciento en las frutas y verduras, su primera caída después de tres meses al alza, incrementándose 3.9 por ciento mensual en promedio.

En septiembre, destacó el Inegi se registró una disminución en los precios de las papas, con 11.9 por ciento, naranjas con 23.2 por ciento y plátanos con una reducción de 4.1 por ciento, entre otros. Por el contrario, los pecuarios aumentaron 0.6 por ciento tras un incremento en el huevo de 4.0 por ciento.

Por su parte, el componente subyacente aumentó 0.32 por ciento derivado de un incremento estacional –inicio del año escolar-, en los precios de los servicios educativos, los cuales registraron un repunte de 2.1 por ciento.

  • El Dato: Según Inegi, los precios agropecuarios cayeron 0.2 por ciento, su primera caída después de tres meses al alza.

Banorte ahondó que por segundo mes, la inflación subyacente (la que no toma en cuenta los precios de los energéticos y los alimentos sin procesar) se presionó, después de una tendencia de moderación desde abril, lo cual podría sugerir un mayor traspaso de las presiones del componente no subyacente al subyacente.

Cabe señalar, que de acuerdo con Banxico lo anterior, podría significar un riesgo al alza para la inflación.