Viernes 10.07.2020 - 20:19

Acrobata francesa gira en candelabros en “Corteo” de Cirque du Soleil

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Foto: Notimex

Florence Tabary, de origen francés, es una de los más de 50 artistas del espectáculo “Corteo” de Cirque du Soleil y su número es realizar acrobacias aéreas en tres candelabros gigantes que suben siete metros por encima del escenario.

Toda la acción es arriba de un escenario circular con el público instalado alrededor, de tal forma que se puede apreciar perfectamente desde cualquier punto este “show” de primer nivel, en donde Tabary es una de las cuatro estrellas que dejan sin aliento con sus elegantes ejercicios acrobáticos.

En uno de sus habituales ensayos, Tabary seguía indicaciones y se coordinaba con sus compañeras para lograr la perfección, mientras que su pequeño hijo, de unos dos años de edad, observaba el desempeño de su madre en la plataforma del Soleil.

En entrevista, Florence Tabary señaló que lo más difícil de su trabajo “es hacer que se vea fácil”, ya que el objetivo primordial de cada uno de los artistas del Soleil es mover los sentimientos del público.

Añadió que cuando provoca alegría y asombro, quiere decir que lo hizo bien, sobre todo si el espectador percibe que las acrobacias se realizan con la mayor facilidad.

Relató que estuvo cinco años en el espectáculo fijo que Soleil tiene en Orlando, Florida, y lleva ya ocho años en “Corteo”, que ha sido una gran experiencia en su carrera circense, la cual inició a los 18 años de edad.

Con respecto al alto grado de riesgo que tienen al realizar acrobacias a siete metros de altura y sin protección, aseguró que en primer lugar jamás piensa en que va a caer y en segundo tiene una concentración total al momento de hacer su presentación.

Admitió que se requiere de una técnica gimnástica, pero en su caso la domina a la perfección porque desde los nueve años lo hace y se ha convertido en algo tan habitual como el subir a una bicicleta. “También actuamos, es un espectáculo completo”, dijo.

Sobre los ensayos, comentó que cuando es temporada de espectáculo solamente practican una hora a la semana, pero son tres horas diarias cuando se preparan para perfeccionar el número y no están haciendo show. “También cuando llega una chica nueva practicamos mucho más”.

Afirmó que la vida en Soleil es muy divertida y en lo personal le encanta viajar y conocer diversas culturas, por lo que no es difícil trabajar en un circo itinerante.

También subrayó que lo que más le gusta, es que “Corteo” es un show muy humano, es decir, “es muy libre para nosotros los artistas porque si estoy triste o estoy contenta lo puedo expresar en el escenario, lo permite el espectáculo”, apuntó.

Resaltó que aunque ha sido difícil combinar su faceta de mamá con la de acróbata de Soleil, dijo que ser madre le ha dado muchas herramientas para mostrar sus sentimientos en el escenario, entonces realmente le ha beneficiado esta nueva etapa en su vida.

Agregó que el público mexicano es muy familiar y ha quedado demostrado en los “shows” que ya han ofrecido en el que se nota la presencia de los niños. En cuanto a calidez, recalcó que los españoles son maravillosos como espectadores del Soleil y sin duda, dijo, los mexicanos también tienen mucha cercanía con ellos.

Uno de los grandes números de “Corteo” son los tres candelabros gigantes que flotan en el aire por encima del escenario. Están decorados con unas cuatro mil “joyas” brillantes y guirnaldas de esferas reflejantes, no son de cristal, son de plástico para evitar riesgos a los artistas.

“Corteo” es un espectáculo itinerante del Cirque du Soleil que se estrenó en Canadá en 2005 y trata de una divertida procesión imaginada por un payaso, que muestra al público un mágico lugar entre el cielo y la tierra, que mezcla diversión, alegría y muchas sorpresas.