Azteca Opinión revisa la importancia del TLC

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Luego de la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos y su declaración sobre la posible renegociación para cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, Azteca Opinión presentó TLC: Entre la oportunidad y el muro, un reportaje especial a cargo del periodista Gabriel Bauducco en el cual se retomaron las opiniones de algunas de las figuras más importantes dentro de la política y expertos en la materia.

Como parte del contenido en la emisión, el expresidente Carlos Salinas de Gortari reveló las conversaciones privadas que sostuvo en su momento con el entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, en las cuales afirmó que el petróleo mexicano era una de las condicionantes para los acuerdos.

“Cuando nosotros negociamos el Tratado de Libre Comercio de bienes y servicios, tuve una reunión con el presidente Bush en Monterrey. El presidente Bush me pidió que el petróleo formara parte de la negociación del TLC. En ese momento, la propiedad del petróleo estaba en exclusividad en manos mexicanas, así que le dije al presidente Bush que no era posible tener un acuerdo en ese sentido”, dijo el expresidente mexicano acerca de cerrarle la puerta a los intereses estadounidenses sobre el oro negro mexicano.

Por su parte, el economista Luis De la Calle reflexionó acerca de la situación actual entre naciones; advirtió que “lo que hagamos entre México, Estados Unidos y Canadá las próximas semanas o meses, incluso si no hacemos nada, el mundo entero nos va a estar viendo”, y agregó que ante los pronósticos “hay que tomar en cuenta por otro lado que una renegociación mal hecha puede ser peor que salirnos del TLCAN”.

De acuerdo con los análisis del especialista, estarían en riesgo los 532 mil millones de dólares que Estados Unidos y México intercambiaron tan solo en 2015, y una de las industrias más afectadas, sería la automotriz. “México le vende el 28% de las autopartes a Estados Unidos, somos un monstruo en autopartes. Si cerramos la frontera un día, no podrías hacer funcionar una planta de producción de automóviles en Michigan, Illinois, Ohio, sin partes mexicanas”, explicó.

El reportaje especial también contó con la participación de Jaime Zabludovsky,  presidente del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI) y negociador del TLC, quien expuso que subir el 35% de aranceles a las exportaciones procedentes de nuestro país y China, “sería una violación flagrante a la Organización Mundial de Comercio, porque Estados Unidos no tiene derecho a subir sus aranceles a esos niveles, sin violar sus compromisos con la OMC; y violar sus compromisos con la OMC, sería violar compromisos con 160 países”.

Asimismo, como parte especial del trabajo de Azteca Opinión, se hace un exhaustivo analisis las opciones que enfrentará el país si el ahora presidente de Estados Unidos lograra su cometido con el acuerdo comercial. “México tiene que mirar al mundo, no es suficiente hoy ser competitivos en Estados Unidos. Tenemos que tener una estructura comercial que nos permita competir en Asia”, comentó De la Calle, mientas que Zabludovsky apuntó que el futuro está en los países latinoamericanos: “México debe seguir expandiendo su presencia en otros mercados, y por supuesto, hoy el cambio de vientos en Mercosur, sobre todo, con gobiernos mucho más proclives a medidas de economía de mercado, como es el caso en Argentina y, en cierto sentido, también en Brasil”.

La relación bilateral

Entre los temas más discutidos durante la emisión resalta el comercio entre México y Estados Unidos, que creció 506% entre 1993 y 2012, mientras que el intercambio de ese país con Canadá creció 192%; aún con el incremento a su vez del trabajo, se manifestó que las reacciones en contra no se hicieron esperar.

Así recordó las presiones, el ex mandatario mexicano Carlos Salinas: “Muchos sindicatos en los Estados Unidos se manifestaron en contra en su momento del tratar esta negociación del Tratado de Libre Comercio Americano, y aducían que los empleos se iban a venir a México y los iban a perder ellos, porque en México había salarios más bajos, no se respetaban las leyes laborales y no había defensa sindical de los trabajadores; las tres cosas no ocurrieron”.

“Así como México pudo crear 3 millones de empleos adicionales vinculados al comercio exterior gracias al TLCAN, también los Estados Unidos han logrado generar más de 7 millones de empleos adicionales y que hoy están vinculados a lo que ellos llaman el NAFTA (por sus siglas en inglés). Solo en California hay alrededor de 750 mil empleos vinculados al NAFTA; en Texas, hay más de medio millón; en Florida, casi 300 mil empleos vinculados a NAFTA”, expresó.