El vocalista Salvador Rivera repasa el repertorio de El Príncipe de la Canción

El vocalista Salvador Rivera repasa el repertorio de El Príncipe de la Canción
Por:

El miércoles pasado el centro nocturno Voilá, de Plaza Antara, acogió a cientos de bohemios en una convocatoria romántica del cantante Salvador Rivera en la presentación de su fonograma No. 5, Tributo a José José (B Grand, 2017): espectáculo de casi 3 horas en un despliegue de más de 20 composiciones de boleros y baladas que recrearon la época de oro de los tríos mexicanos ( Los Panchos, Los Tres Ases, Los Tres Caballeros...) y se le rindió cálida deferencia a José Rómulo Sosa Ortiz, José José: El Príncipe de la Canción.

Un sillón vacío en el lado derecho del escenario y la fosforescencia sobre sobre el respaldo, reguardando la ausencia física del homenajeado, erigía una atribulada tristeza en bordes cruzados con la satisfacción. “Rindo este tributo al cantante que me inspiro a seguir esta bella carrera, llena de satisfacciones y locuras. De todas las cuales he disfrutado como nadie. Brindemos por él, aquí está su silla con esa luz perenne que lo alumbra. Donde quiera que esté José José, alcemos las copas y brindemos por El Príncipe”, expresa Salvador Rivera con la emoción rebotando en sus ojos y la admiración como carta de presentación.

Gala que se humedece con temas signados por los más destacados compositores de balada de Iberoamérica (Juan Carlos Calderón, Manuel Alejandro, Rafael Pérez Botija, Napoleón…). De “40 y 20” a “Volcán”, de “Lo dudo” a “Amar y querer”, de “Y para qué” a “La almohada”, de “Buenos días amor” a “Gavilán o paloma”, de “Te quiero así” a “El triste”... La estación nocturna se ataja bajos los acordes de piano, sintetizador, percusiones, batería, guitarra y bajo.

Melodías que forman parte de la ‘reminiscencia colectiva’ de México y el resto de Hispanoamérica: coplas bautizadas por el donaire de un vocalista que es una leyenda del cancionero hispano, José José en las cifras de las conmociones del amor: “Amiga hay que ver lo que es el amor... / El amor no conoce final /todos sabemos querer / pero pocos sabemos amar / Yo que fui tormenta / yo que fui tornado / yo que fui volcán / soy un volcán apagado”. Salvador Rivera entra en ese cosmos de dolores y gozos: no lo calca, lo hace suyo, lo cede con recitación devota. Se hace dueño de los laberintos de la anochecida y los convocados se balancean en los sinuosos laberintos del deseo.

El piano se explaya en clústeres superpuestos a los tabaleos de las percusiones; la guitarra trina en los códigos melódicos con sutiles apuntes de insinuaciones rockeras; el bajo se empina en un walking de juguetona procesión. El director del ensamble acompañante, David Pérez, ha sabido conjugar el universo de José José con ingeniosa conformación melódica-armónica.

Salvador Rivera sabe del reto que conlleva modular esas tramas melódicas; pero, se atreve a hacerlo con el asombro como adarga: concierto en que el espíritu del hijo del barrio de Clavería, se hizo presente. Proyecto de Rivera que es muestra de la madurez alcanzada en su proyección vocal de provocativo e incitante fraseo. El auditorio conformó un coro de cordial vaivén por la nostalgia: el regocijo abrigó la procesión.

Tributo a José a José: álbum de exaltaciones, de decires ondulados en los afectos. Salvador Rivera devuelve con amor todo el amor recibido de nuestro Príncipe. José José o los galopes de una romanza infinita.

Tributo a José José

Artista: Salvador Rivera

Género: Balada

Disquera: B Grand