Facebook sigue ganando terreno en streaming

Facebook sigue ganando terreno en streaming
Por:

No creo ser la única en desconocer, hasta este momento, la nueva plataforma de streaming que ha lanzado Facebook. El gigante de las redes sociales no se ha querido quedar rezagado en la carrera tecnológica y comunicacional y en 2017, creó Facebook Watch con el objetivo de competir con las nuevas plataformas de video. Si bien Sorry for your loss, la serie de la que hablaremos, no es su primera creación original, sí es la primera ficción con caras reconocidas en su reparto (Elizabeth Olsen, Janet McTeer) y, definitivamente, es la primera producción a la cual tenemos que prestarle atención.

Cuando hablamos de la muerte, lo primero que me viene a la cabeza son los vacíos cargados de presencia; esa fascinante contradicción entre lo que no está, y a su vez, está más presente que nunca. No hay forma de llenar ese espacio y, sin embargo, cada objeto cuenta una historia, cada pertenencia cobra un valor inusitado y nos inmoviliza ante el recuerdo de lo que fue y el interrogante de lo que podría haber sido. Este arduo camino de duelo es el que recorrerá Leigh Shaw (Elizabeth Olsen) ante la muerte repentina de su esposo Matt (Mamoudou Athie). Entre escenas del pasado y descubrimientos del presente iremos reconstruyendo la historia de amor que, como todas, dista mucho de ser perfecta. Sí, el amor. Ese que, en este caso, se encuentra ante la indiferente radicalidad de la muerte y queda congelado en el tiempo para siempre. ¿Si se muere tu marido continúa siendo tu marido? Maldita gramática que simplifica todo de un plumazo: de lo que es a lo que era.

Sin embargo, la vida continúa. Y en este ir y venir de emociones, Leigh tendrá que salir adelante y aprender a vivir con la pérdida. Con el enojo como constante buscará la forma de seguir avanzando, de dar clases en el gimnasio familiar, de reencontrarse con sus amigos, de despertarse una mañana, finalmente y de improviso, con ganas de bailar. Algún día dejará de doler tan insoportablemente. Hoy no, pero algún día. Y mientras lidia con la cotidianidad, irá descubriendo, además, cosas de Matt que ignoraba. ¿Cuánto conocemos a los que conocemos? Es probable que no lo suficiente. La otredad, al fin y al cabo, es un misterio por resolver.

Aunque el panorama parezca desolador, es importante remarcar que habrá más risas de lo que podríamos esperar. La muerte trae dolor, sí, pero también desata una serie de situaciones hilarantes, de grotescas reacciones, de frases absurdas. En este mundo también se sumergirá esta nueva serie que, con menos publicidad de lo que habría de esperar del monstruo de las amistades virtuales, es una grata sorpresa para quienes lo descubren.

La simpleza, la contundencia, la claridad; todos aciertos de Sorry for loss. El conflicto se plantea claramente y sin pretensiones desmedidas, y esta característica se sostendrá a lo largo de los capítulos. Nuestros personajes no son ricos, no tienen superpoderes, no vienen del futuro ni tienen vidas extraordinarias; todo lo contrario, son seres comunes, como nosotros, intentando sobrevivir en un mundo complejo, con sus arbitrariedades e injusticias, con su dolor y su vacío.