Huevocartoon enfrenta falta de animadores en Mexico

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fotos Cortesía Televisa

Producir por primera vez una película en 3D fue todo un reto para Huevocartoon Producciones. El primer obstáculo que tuvo que sortear el equipo fue la falta de preparación de los animadores mexicanos para asumir este proyecto. “No había los suficientes animadores y tuvimos que empezar a entrenar porque queríamos que la película fuera cien por ciento mexicana”, aseguró Rodolfo Riva Palacio, codirector de Un gallo con muchos huevos, que se estrena el 20 de agosto en México.

En conferencia, su hermano, el también director Gabriel Riva Palacio explicó: “trajimos gente de EU, de España, e incluso apoyo de DreamWorks que capacitó a los animadores aquí para lograr un nivel de calidad que nos permitiera competir con otras empresas en el mundo”.

Para los directores es muy difícil hacer este tipo de producciones en el país. “Los chicos salen de una carrera de animación sin una gran relación con los estudios porque no hay muchos que estén trabajando este género. Salen diciendo ‘yo sé animación’ y cuando llegan al estudios nos damos cuenta de que sí saben animar pero no saben de cuotas, de estar en una línea de producción”, lamentaron.

Rodolfo comentó que es necesario el aumento de la inversión: “Hacer un filme de estos es muy caro. Estamos tratando de cambiar la forma de pensar del Ficine para que nos dejen aprobar varias películas a la vez y que haya continuidad, porque cuando terminan las películas los chicos se quedan sin trabajo”.

En Un gallo con muchos huevos, Toto vuelve convertido en un joven gallo de granja, que quiere ser un gran gallo de pelea en el palenque del pueblo. Tras el engaño de un ranchero, Toto deberá entrenarse para vencer al terrible gallo Bankivoide, campeón de campeones.

El guión del largometraje fue revisado en doce ocasiones para que quedara la versión final. Luego de este minucioso proceso —comentó el equipo técnico— los actores tuvieron la oportunidad de dar vida a sus personajes y, a partir de allí, se realizó la animación de cada uno. De esta manera, el cast no se limitó a darle entonación un guión, como se suele hacer en estos casos.

Los directores hicieron énfasis en la manera en que se trabajó a los personajes. “No se hizo doblaje”, resaltaron. Los intérpretes entraron en una cabina en donde recreaban a sus respectivos personajes y las muecas que hacían en medio de su representación eran utilizadas por los animadores para representarlos.

Huevocartoon comenzó su trayecto de más de 15 años haciendo pequeños videos a través de los cuáles se dieron a conocer personajes como Huevos Rancheros o Chente Huevox. “¿Quién no se acuerda de ‘Qué hermosa hueva’? y de repente vemos que se lanzó una primera película que recaudó 140 millones de pesos, una segunda que tuvo más taquilla, y ahora llega esta entrega que va a tener mayor proyección en la historia del cine: estamos hablando de dos mil pantallas”, adelantó Omar Chaparro, quien da vida a Patín Patán en la tercera parte de la saga.

La experiencia de Humberto Vélez (intérprete de Homero Simpson en español) lo respalda. “He trabajado para películas de grandes compañías internacionales, para grandes series de televisión, pero donde mejor me he sentido es trabajando, por supuesto, para las películas de los huevos porque son mexicanas”, dijo en la reunión con medios de comunicación.

Para construir el papel de Huevo Padrino, Vélez trató de imitar primero la voz de Marlon Brando. “No nos gustó como quedaba”, argumentó, y entonces tomó la típica figura del mafioso como referencia.

Un gallo con muchos huevos también se exhibirá en Estados Unidos, a partir del 4 de octubre.