Jueves 13.08.2020 - 20:25

La libertad comienza con un acto de rebeldia

Acapulco, donde todo es vacación
Por:

Por Rocío Macías

Basada en un caso real, la película Desafío (Defiance) llega a las pantallas mexicanas con algo de retraso. Es la historia épica de honor, venganza y salvación que durante la Segunda Guerra Mundial vivieron tres hermanos.

El año es 1941, los nazis están masacrando a miles de judíos en Europa del Este, entre ellos a la familia Bielski. Los tres hijos han logrado escapar y se internan en el espeso bosque que conocen desde niños. Ahí comienzan su desesperada batalla contra los alemanes, tanto para sobrevivir como para vengarse.

Interpretados por Daniel Craig, Liev Schreiber y Jaime Bell, los hermanos Bielski irán más allá de la lucha por su vida. Encontrarán en el bosque a otros tantos que se esconden de la muerte segura, con tanto miedo que no se creen capaces de salir de su escondite. Sin embargo los Bielski tienen la intención de vengar a sus muertos y de salvar a miles que tienen la posibilidad.

Es así que se convertirán en reclutadores para formar una primitiva brigada cuya venganza será vivir. En una de las escenas el hermano mayor promete al grupo de personas que los van a proteger, “nos convertiremos en guerreros, nuestra venganza será vivir”. Uno de los hombres más viejos le dice: “casi pierdo la fe, pero ahora sé que fuiste enviado por Dios para salvarnos”.

Música de primera. En esta historia de amor y solidaridad la música juega un papel muy importante. A cargo del compositor James Newton Howard, la intención fue buscar algo que fuera no sólo históricamente apropiado, sino también emocionalmente.

Para ello se contó con el violinista Joshua Bell, quien con su trabajo tuvo el objetivo “de rendir tributo a los muchos artistas que murieron en ese episodio”. Explica que “el sonido del violín es fundamental en la cultura judía y es precisamente ese sonido que perdieron. Creo que la música hecho con violín alcanza todos los rangos emocionales que se requieren para esta película”.

fdm