"Maniac", un viaje surrealista por el inconsciente

Por:

Maniac también podría llamarse Breve oda a la locura, Collage caótico en diez actos o Intento inconcluso por abarcar el mundo en siete horas. Lo cierto es que la nueva miniserie de Netflix es, en efecto, una heterogénea fusión de elementos que puede resultar brutalmente atrapante o completamente repelente, dependiendo de los gustos e intereses del espectador.

En un escenario futurista-vintage, los protagonistas, Annie Landsberg (Emma Stone) y Owen Milgrim (Jonah Hill), se someterán a una prueba farmacéutica que podría enmendar los traumas y desequilibrios mentales para siempre.

[caption id="attachment_806786" align="alignnone" width="1654"] Pacientes se someten a un experimento médico.[/caption]

Con reminiscencias de Black mirror, Vanilla sky, El efecto mariposa y otras producciones de ciencia-ficción, recorreremos las fantasías producidas por el inconsciente de nuestros personajes que se detonan con la ingesta de las pastillas A, B y C.

Maniac

Protagonistas: Emma Stone, Jonah Hill y Justin Theroux

Creador: Patric Somerville

Director: Cary Fukunaga

En este viaje, sus peores miedos y recuerdos cobrarán vida a través de historias oníricas que van desde la época medieval hasta los años 80 en Long Island, pasando por intrigas de la CIA, o sesiones espiritistas en mansiones.

Sin embargo, el núcleo de todas las historias será el mismo: hermanas que se separan hasta el infinito, crímenes familiares que se deberán asumir para no perder el amor filial y, al final, una vez recorrido el trauma bajo cientos de máscaras, llegará la confrontación; dejar ir lo irremediable, decidir sobre el presente, perdonarse por el pasado, dilucidar el propio deseo y actuar consecuentemente. En resumen, las peleas que cualquier ser humano, con terapia o sin ella, da todos los días para ser un poco más feliz o un poco menos desdichado (gracias, Freud).

Sumado a esto, el experimento no saldrá exactamente como estaba planeado, y mientras presenciamos el “viaje” inconsciente, también seguiremos la trama cómica-absurda de los científicos James K. Mantleray (Justin Theroux) y Azumi Fujita (Sonoya Mizuno) quienes lucharán contra una computadora humanizada que, a causa de un desengaño sentimental, podrá echar a perder la investigación.

[caption id="attachment_806787" align="alignnone" width="1181"] Van perdiendo el sentido de la realidad.[/caption]

Todos sabemos que, en las matemáticas, el orden de los factores no altera el producto. Sin embargo, en el cine, en el arte y en el amor, la suma de elementos interesantes no da, necesariamente, un resultado interesante. Los puntos álgidos de Emma Stone manejando sus emociones con maestría, están combinados con situaciones que se pasean al límite de ser una ocurrencia del creador. La premisa atrapante de los mundos alternos oscila entre lo innovador y lo aleatorio y, el desenlace de nuestros personajes desequilibrados, raya entre lo emotivo y el cuento de hadas, al menos para los que pensamos que el arte no es un espacio exclusivo de los finales felices, los mensajes esperanzadores y las conciencias tranquilas.

El dato: Cary Fukunaga declaró que no piensa trabajar en una segunda temporada de esta serie.

Sumergirse en un viaje surrealista por el inconsciente es la propuesta que nos ofrece la nueva serie de Netflix. Si aceptamos la invitación, recorreremos la mente de los personajes y puede ser que hasta nos riamos con ellos (y de ellos). Ambiciosa y multifacética, cambiante y caprichosa, Maniac, 94 después, nos recuerda lo que escribió el escritor André Breton: “no será el miedo a la locura lo que nos obligue a bajar la bandera de la imaginación”.