404 Not Found

404 Not Found


nginx

Viernes 4.12.2020 - 05:07

Sin editores ni distribuidores, apenas subsiste el cómic mexicano

Sin editores ni distribuidores, apenas subsiste el cómic mexicano
Por:

En México el cómic pasa por contradicciones, por una parte hay una gran producción de éstos y dibujantes talentosos, pero por otra hay nula distribución, pocos escritores, casi ningún editor y no hay personas que sepan manejar este negocio, aseguró a La Razón Luis Gantus, especialista y estudioso de la historieta.

Muestra de ello es que el tiraje promedio de una historieta es de mil ejemplares que tardan en comercializarse entre año y año y medio, cuando en la época de oro de la industria, por ejemplo de Kalimán se publicaban dos millones.

“Esto es consecuencia de decisiones que se tomaron hace mucho tiempo, a principios de los 90, cuando sucedió el cambio en la historieta, en lugar de cambiar la mentalidad de los autores se empezó a atacar a los editores. ¿Qué sucede? Llega una generación que lo primero que hace es brincar a los editores. Empieza a publicar sus propias obras y al punto que hemos llegado ahorita es que las editoriales no saben manejar el cómic, no hay editores que sepan detectar talento, es más fácil que llegue un cuate de Estados Unidos revise portafolios y se lleve talento”, señaló.

"Hay pocos autores que les están hablando a los lectores mexicanos, por ejemplo, Augusto Mora y Edgar Clement, son los que están saliendo a la calle a hacer historieta”

Luis Gantús

Investigador

Otra problemática que ve Luis Gantus, quien es fundador de la convención de historietas la Conque, es que no hay instituciones de formación y que no hay una cultura visual.

“Por entusiasmo no paramos, por hacer producto tampoco, por gente talentosa menos, el problema es que no hay ni dirección, ni medios para que el trabajo de los autores salga por caminos que no sean estarse presentando en eventos”, lamentó.

Y es que los creadores mexicanos que actualmente realizan su labor en el país al no poder sobrevivir sólo del cómic buscan otros trabajos que les permitan solventarse.

“Tengo la satisfacción de que puedo vivir de lo que escribo, pero si tratara de subsistir exclusivamente del cómic es imposible en México ahora. Es complicado que como independiente puedas distribuir a nivel nacional, te la pasas de alguna forma pepenando convenciones o eventos donde la gente pueda ir y adquirir tu producto”, comentó a este diario Homero Ríos, quien es autor de cómics como Dharma, Baren, Mundo diablo y Hotel Mairet.

"Utilicé mucho un sistema que consiste en sacar un traje de mil para satisfacer todas las necesidades de las convenciones en un año, ya que mientras más cantidad de producto imprimas más se abarata el presupuesto”

Homero Ríos

Escritor

Ríos compartió que generalmente los artistas que crean cómics comienzan a crear una audiencia a partir de una fanpage donde publican un cartón diario y para las convenciones reúnen un compendio de los trabajos que hicieron para comercializarlo en convenciones.

“Pasas por un proceso de imprenta para tener la cantidad de copias que necesitas, si vas a una convención grande sacas 200 copias, 300, si vas a una más pequeña 100. Yo utilicé mucho este sistema que consiste en sacar un traje de mil para satisfacer todas las necesidades de las convenciones en un año ya que mientras más cantidad de producto imprimas más se abarata el presupuesto”, explicó.

Reconoció que aunque esta forma de distribuir es funcional, es necesario llegar a otras audiencias para consolidar el trabajo netamente mexicano.

“Lo que sí tenemos qué hacer es entender es que no podemos seguir satisfaciendo únicamente a un nicho de mercado que está acostumbrado al cómic, que necesitamos salir a eventos o canales de difusión o distribución que no son tradicionales para que la gente que no no nos ha consumido nunca se dé cuenta que existimos. He tenido buenos resultados pero a microescala, necesitamos que más artistas se sumen”, destacó.

En esto también coincide Luis Gantus: “tengo un librero lleno de historietas de los últimos 30 años, el 99 por ciento son desconocidas por el público. Nunca se generó personas que desarrollaran el negocio de la historieta”, reiteró.

El también autor de La increíble y triste historia de la cándida historieta y la industria desalmada: varios cuentos y tres decálogos insoslayables puntualizó además en la necesidad de dejar de imitar fórmulas como las de superhéroes de Estados Unidos y comenzar a escribirle a los mexicanos.

“Hay pocos autores que les están hablando a los mexicanos, por ejemplo, Augusto Mora y Edgar Clément, son los que están saliendo a la calle a hacer historieta”, indicó.

Por su parte, el historiador Agustín Sánchez González, experto en caricatura mexicana, afirmó que en el caso de la historieta pasa algo similar con la caricatura ya que ambas han sido relegadas y vistas “como el patito feo”.

“Las editoriales no han vislumbrado ese potencial que pudiese haber, quizá ya no la historieta porque esa ya no va a volver, como La familia burrón, Memin, pero sí en la novela gráfica, pero en México no existe. Me queda claro que en la academia no le importa esto. Quizá si hubiese un movimiento desde la academia, desde el periodismo, se podría arroparlos”, aseguró.

Te puede interesar:

http://www.3.80.3.65/entretenimiento/vive-latino-2020-fechas-festival-iberoamericano-de-cultura-musical-14-y-15-de-marzo-foro-sol-ciudad-de-mexico-cartel-sorpresas-anuncio-organizadores/