Su “Waka Waka” menea Sudáfrica

Silverio prende el Urban Road Fest
Por:
  • larazon

La fiebre futbolera se encendió ayer en el estadio Orlando de Soweto, donde al ritmo de las caderas de la colombiana Shakira, quien interpretó “Waka Waka”, tema oficial de Sudáfrica 2010, se llevó a cabo el concierto previo a la gran apertura del Mundial. Los ojos del mundo se unieron para celebrar con música el primer encuentro internacional de balompié que se realiza en el continente negro.

La cantante abrió con “La loba” y, posteriormente, interpretó un mix con algunos de sus hits. El punto culminante de su performance fue el momento en el que cantó el himno oficial de la competencia con el grupo de pop sudafricano Freshlyground, añadiendo algunos pasos nativos a sus sexys movimientos.

Su compatriota Juanes y los estadounidenses Black Eyed Peas, Alicia Keys y John Legend también formaron parte del espectáculo, junto a estrellas africanas como la beninesa Angélique Kidjo, los malienses Amadou y Mariam, el somalí K’naan o el Soweto Gospel Choir.

Fue Taboo, compañero de Fergie, quien entre los tonos de la bandera sudafricana hizo resaltar la mexicana. Minutos después de que Juanes cantara “La camisa negra” apareció el músico angelino de origen michoacano con una chamarra con el lábaro patrio en la espalda, cantando con su colega la versión de rap hip hop que hizo hace años para esta pieza.

“Gracias, Juanes, que viva México y todos los latinos”, expresó el artista antes de despedirse y dejar al colombiano para que estrenara su sencillo “Yerbatero”.

Joseph Blatter, presidente de la FIFA, hizo una breve aparición para hablar de 1GOAL, una campaña para mejorar la educación en las naciones pobres, que Shakira ha apoyado. Mientras que el mandatario sudafricano, Jacob Zuma, invitó a los sudafricanos “a mostrar su calidez por todo lo que dure el torneo”.

El dato

El memorable concierto duró poco más de 3 horas y fue transmitido por más de 100 estaciones de radio y 60 canales a nivel mundial e Internet. El estadio donde se realizó el concierto fue renovado durante tres años, con un costo de 43 millones de dólares.