• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Uncut Gems, un reluciente diamante cuyo brillo atrapa al espectador
Adam Sandler sostiene un Furby de oro, en un fotograma de la cinta. Foto: Especial

SiustedquieredisfrutarunapelículaNOelijaUncutgems.

Uncut gems, o Diamantes en bruto, nombre con el cual fue traducida al español, es como leer un libro de Alejandro Carpentier sin espacios, estudiar un texto académico sin signos de puntuación o intentar escribir un poema en un concierto de Metallica. El disfrute no es su característica, por el contrario, parte de su encanto se basa en la incomodidad constante, el ruido ensordecedor y el ritmo frenético que te hace desear que termine pronto, pero con la misma intensidad te mantiene atrapado frente a la pantalla con la imperiosa necesidad de saber hacia dónde va ese remolino de sonidos e imágenes que aturde.

Han dicho que Uncut gems fue la gran ausente de los Premios Oscar. Han dicho, también, que la Academia cometió una injusticia contra Adam Sandler que, quizá por primera vez en su carrera, encarna un papel que cumple con los requisitos que suelen ser premiados en la categoría de Mejor Actor: la transformación radical para el papel y un arco dramático que permita al intérprete pasar por distintas emociones y alejarse lo más posible de su estar cotidiano (Joaquín Phoenix en Joker y Reneé Zellweger en Judy son ejemplos de ello).

Te puede interesar: Cuarta temporada de “Stranger Things” ya tiene trailer; incluye una gran sorpresa

Independientemente de si Uncut gems es lo suficientemente buena como para haber sido tomada en cuenta en los Oscar o no, lo que sí es irrefutable es que sorprende ver a Adam Sandler en un personaje que no responde a los cánones característicos de las comedias románticas o de las comedias a secas, y muestra lo más oscuro de la ludopatía y de los excesos: siempre hay más.

Con reminiscencias de la clásica Adiós a Las Vegas (1995) y tomas que nos podrían remontar a películas como Enter the void (2009), por su constante movimientos de cámara, la nueva película de los hermanos Safdie molesta o incomoda, fascina o de-
sagrada, pero no nos deja indiferentes.

Otra de las características que hace de Uncut gems un producto particular es la relación que se teje entre la forma y el contenido: por un lado, el personaje principal queda atado, por situaciones del azar, a la vida del jugador de la NBA, Kevin Garnett, y su desempeño en el juego de los Boston Celtics. Por otro, el ritmo y los cambios radicales que presenta la narración de Uncut gems fácilmente pueden ser equiparables a los que se dan en un buen partido de basquetball.

Además, la cinta está dividida en cuatro partes —cuatro cuartos—, cuyo argumento cambia —de suerte o de cancha— cada media hora. En la mitad, el intervalo emocional —medio tiempo—, impasse rítmico y emotivo que sirve para que el personaje reflexione, cambie, rearme la jugada. O, al menos, lo intente.

Y hacia el final, como suele pasar en los partidos más emocionantes, el curso de los acontecimientos da un giro, se da vuelta el marcador, y el espectador —o aficionado—, grita de alegría o de enojo ante la nueva suerte del protagonista o del equipo.

  • El dato: La casa utilizada como modelo del exterior de la vivienda del personaje de Adam Sandler, es la misma edificación que se empleó como el hogar de Freddie Mercury, en Bohemian Rhapsody.

Sólo hay una enorme diferencia que lo aleja del basquetbol: no importa cuánta suerte se tenga en el amor, en los juegos de azar a los que el personaje es aficionado, todos, siempre, terminan perdiendo.

Uncut gems

  • Director: Josh y Benny Safdie
  • Género: Thriller
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2019