• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Ilustración: Norberto Carrasco, La Razón
Ilustración: Norberto Carrasco, La Razón

What You Want / Baby, I got It / What you need / Do you know I got It / All I’m askin’ / Is for a Little respect when you Get home (Just a Little bit)…”: levantarse, ayer jueves 16 de agosto, y saber que la mujer que pregonó estos versos de “Respect” ya no está entre nosotros, es un golpe tan duro que la mañana se nubla con una prosodia de intensa pesadumbre. “La Reina del Soul, Aretha Franklin, ha fallecido este jueves en Detroit a los 76 años”: así, displicentemente, lo registraban las principales agencias de noticias del mundo.

Eran las 9 de la mañana: el mundo se detuvo por un instante: la voz de Aretha moduló un armónico en complicidad con un saxofón para perfilar el acompasado salmo: “The moment I wake up / Before I put on my makeup / I say little pray for you”. La oración se desplegó en la alborada. La hija del reverendo de Detroit oraba por nosotros.

Dicen que cuando su padre la llevó al coro de la iglesia a cantar góspel los feligreses prestaron atención a esa voz que le imprimía una tonalidad singular a los responsos. A finales de los años 60 sonaban en la radio dos temas: “Respect” (Otis Redding) y “(You Make Me Feel Like) A Natural Woman” (Goffin/King/Wexler), los cuales suscribieron otra manera de glosar el soul. “Todo lo aprendí en la capilla de mi padre, lo único que hago es cantar como si lo hiciera en el coro de la iglesia”, decía la intérprete, ya bautizada como Lady Soul: Aretha Louise Franklin (Memphis, 25 de marzo, 1942-Detroit, 16 de agosto, 2018).

Gráfico: La Razón de México

Huérfana de madre en la infancia, tuvo una vida dura y ruidosa marcada por la maternidad cuando era apenas una niña de 12 años. Un matrimonio violento y un itinerario de episodios de contrariedades y desventuras protagonizaron sus años juveniles. La gran cantante de góspel Mahalia Jackson era amiga de su padre, el influyente predicador Clarence LeVaughn: la intérprete de “See Saw” creció escuchando fragores de las mejores expresiones musicales afroestadounidenses.

“Fui una privilegiada. Mi padre era amigo de importantes cantantes de jazz como Dinah Washington y Ella Fitzgerald. Mis hermanas y yo cantábamos en la iglesia Bautista de Detroit, fundada por mi padre. A los 14 años grabé un disco: The gospel soul de Aretha Franklin, donde ya se apreciaba mi tendencia de cantar el góspel con sonoridad de soul y complementado por un piano que subrayaba con apremio los elementos melódicos. Quizás con esa grabación comenzó mi carrera de verdad”, ha dicho Aretha Franklin.

Gráfico: La Razón de México

El espíritu que glorifica el amor. La voz más bella de nuestro tiempo. Queen of Soul: su majestad Aretha Franklin: una de las artistas más influyentes en la música afroestadounidense contemporánea. Grammy Living Legend. Sus trazas se hacen evidentes en Whitney Houston, Mariah Carey, Janis Joplin, Natalie Cole, Bervely Knight, Marvin Gaye, Stevie Wonder, Christina Aguilera, Alicie Keys… En 2008 la revista Rolling Stone la eligió ‘Número 1’ en la lista de los más grandes cantantes de todos los tiempos. “Respect”, “I Never Loved a Man” o “Ain’t no Way” reverberan en nuestra memoria. “Looking Out on the Morning Rain”: Natural Woman que miró ayer la lluvia de la mañana para que recordáramos siempre su capacidad de transformar en himno cualquier canción.

  • El Dato: Su fallecimiento coincide con el 41 aniversario de la muerte del Rey del Rock, Elvis Presley.
Gráfico: La Razón de México

Símbolo de la lucha feminista y antirracista

Con su voz, Aretha Franklin también impulsó la lucha feminista y antirracista. Cuando en la década de los 60 hizo una nueva versión de “Respect”, le dio un nuevo sentido de reclamo al tema de Otis Redding. En esta canción, un hombre pide “respeto” a su esposa.

En 1967, la Reina del Soul le agregó algunos coros adicionales y un carácter especial en la interpretación y los arreglos; lo convirtió en un himno del movimiento feminista y de los derechos civiles de los afroamericanos.

Eran momentos de gran cambio en Estados Unidos: había protestas contra la guerra en Vietnam, la gente de color luchaba para acabar con el racismo y estaba el movimiento de liberación femenina.

Tiempo después logró espacios donde antes los afroamericanos no figuraban; por ejemplo, fue la primera mujer negra en aparecer en la portada de Time.

Por ser ser la voz de lucha contra el racismo, fue quien cantó en el funeral de Martin Luther King Jr. Su interpretación de “Precious Lord” es uno de los momentos más recordados de la artista.

Gráfico: La Razón de México.

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró es columnista fundador de La Razón. Ha publicado la novela La Orfandad del Esplendor y el libro de textos periodísticos Un Sintagma por Aquí, un Estribillo por Allá. Profesor universitario y conferencista de música y literatura en varias instituciones culturales de México. Sus textos han aparecido en publicaciones de España, Cuba, Puerto Rico y México. Publica en este diario semanalmente las columnas de reseñas y comentarios de discos y libros, El Convite y Las Claves.
Carlos Olivares Baró