Vuelven los 4 fantasticos

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fotoarte Luis de la Fuente La Razón

Hace un año, cuando los estudios Century Fox anunciaron una nueva cinta de Los 4 fantásticos, las expectativas por saber qué resultaría, luego de sus fracasos de 2005 (Tim Story) y 2007 (Roger Corman), eran grandes. Y aunque la cinta de Josh Trank es ligeramente mejor que la de Story, la película no termina de convencer.

El nuevo reboot se basa en la historia original y en episodios del Universo Ultimate del cómic. El filme inicia con Reed Richards-El hombre elástico (Milles Teller) y Ben Grimm-La mole (Jamie Bell) cuando aún son muy jóvenes y trabajan en un proyecto para construir una máquina teletransportadora.

Años más tarde son reclutados por el doctor Storm, padre de Susan-La mujer invisible (Kate Mara) y Johnny-La antorcha humana para que lo ayuden a crear una máquina similar y pueda teletransportar a gente a una dimensión alterna, proceso en el que la cinta avanza una hora... sííí, una hora lenta y sin ritmo. Después adquieren sus poderes, regresan a la Tierra y la cinta parece conducirse a un precipicio inevitable.

Con inexplicables y desafortunados cambios en la línea temporal de la historia, la cinta sigue avanzando y mostrando situaciones poco creíbles y con escenas de acción de apenas cinco minutos contra un villano poco visto durante la trama. Aunque esta secuencia tiene buenos efectos especiales, queda la sensación de que los personajes no terminan de encajar. Aún con el humor que el cineasta trató de inyectar a algunos diálogos entre Reed y Susan. A unas horas del estreno, Josh Trank ha culpado a la Century Fox del fracaso de la cinta. Asegura que los estudios intervinieron su película y lo que se exhibe es diferente a lo que él creó. Hay que añadir el que Marvel cancelara el cómic de estos superhéroes, con el propósito de recuperar los derechos cinematográficos de los personajes; lo que supondría un boicot anticipado al filme. Sin duda un escándalo en la maraña sobre el proyecto fallido.