“White Lines”, tras “La casa de papel”, un relato de fatalidad en Ibiza

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
White Lines

Tal vez si hubiera sustentado un poco al menos, las circunstancias y las razones por las cuales un hombre deja, ya no digamos sin siquiera preocuparse, sino al menos parpadear, que la madre de su hija de 14 años, con antecedentes emocionales inestables, bibliotecaria inglesa, se quede en un país extraño para investigar la muerte de su hermano, cuyo cuerpo fue encontrado 20 años después de su desaparición en los parajes propiedad de un multimillonario de Ibiza, tendría un poco de solidez la línea argumental principal de la nueva propuesta para Netflix del español Álex Pina, “White Lines”, que estrena este viernes 15 de mayo.

Álex Pina avanza dando tumbos, entre las pretensiones de detective amateur y el autodescubrimiento tardío de su protagonista proveniente de Manchester e interpretada por Laura Haddock —Guardianes de la Galaxia (2014)—, cuyas revelaciones va entregando a modo de diario, a través de las charlas vía Internet, que sostiene con su terapeuta, en momentos que van de lo inconveniente a lo absurdo, yendo y viniendo entre tiempos, evidenciando la inconsistente estructura narrativa.

Tampoco ayuda mucho la intriga familiar de fondo, con estereotipos y lugares comunes incluidos —el joven con pocos escrúpulos y una extraña relación materna—, que raya en las fórmulas del melodrama, y la cual sólo se vuelve interesante cuando llegan las consecuencias de que una vieja tregua se rompa, aunado a la claridad en el desarrollo de los secundarios, entre ellos la recién llegada y liberal hija del patriarca, encarnada por Marta Milans —Shazam (2019)—, además de un rudo sujeto al servicio de este, papel a cargo del actor Nuno López —An Easy Girl (2019)—, cuyas acciones violentas alcanzan lo explícito.

Te puede interesar: “El camino de la noche”: una entretenida catástrofe cósmica

Afortunadamente, todo va acompañado de los flashback a las fiestas con DJs de los años 90 y otros pasajes de la vida del fallecido que lo detona todo, mismos que ofrecen una visión idealizada de los excesos y la interpretación de la libertad que tenía, en contraste con el desencanto de lo que provoca su triste destino, en secuencias tan seductoras como sugerentes y evocadoras.

Lo anterior sumado a los breves apuntes de ironía y humor negro que llegan en los cierres y las transiciones, es lo que sostiene una serie irregular producida entre España y Reino Unido, entretenida a medias, y cuyo éxito dependerá principalmente, de que tanto haga responder a los fans de su creador y su otrora serie “La casa de papel”. “ White Lines” llega este 15 de mayo y consta de diez episodios.

@jchavarria_cine

KR