Escala tensión por affaire ruso: ya hay un fiscal especial para investigarlo

En plena escalada de tensión por el ya denominado Rusiagate, el departamento de Justicia de Estados Unidos designó a un fiscal especial para que conduzca las investigaciones sobre el papel de Rusia en las elecciones de noviembre pasado.

El presidente, Donald Trump, quien afronta una grave crisis de credibilidad tras el despido del exdirecto del FBI, James Comey, sólo ha respondido que es víctima de un “trato injusto”.

“Miren cómo me han tratado últimamente, especialmente por parte de los medios de comunicación. Ningún político en la historia ha sido tratado peor o más injustamente”, aseguró el mandatario durante un discurso ante los cadetes de la Academia de la Guardia Costera ayer.

La investigación que involucra a varios allegados del presidente estadounidense, entre ellos el exasesor de seguridad Michael Flynn, será conducida por el exdirector del FBI, Robert Muller.

En un comunicado, el vicefiscal general, Rod Rosenstein, anunció el nombramiento de Muller y aseguró que su decisión no estaba fundamentada en pruebas sino que la acción tenia como objetivo dar la certeza al pueblo de que la pesquisa iba a ser transparente.

“Mi decisión no es un hallazgo de que se han cometido delitos o de que una acusación está confirmada. No he llegado a semejante determinación. Lo que he decidido -precisó- es que, en base a circunstancias únicas, el interés público requiere que ponga esta investigación bajo la autoridad de una persona que ejerza una cierta independencia de la cadena normal de mando”, “, explicó Rosenstein.

El vicefiscal insistió en que “un fiscal especial es necesario para que el pueblo estadounidense tenga una confianza completa en el resultado” de la investigación. En los próximos días se evaluará
si las palabras de Trump se pueden interpretar como obstrucción a la Justicia, lo cual podría ser motivo de un impeachment. Para que salga adelante es fundamental determinar si hubo “intención” en sus comentarios a Comey. De momento, el portavoz republicano en la Cámara de Representantes, Paul Ryan, defendió a Trump al pedir que la atención en la se centrara en la agenda legislativa.

Los demócratas del Capitolio, donde no tienen mayoría, han pedido una investigación independiente. A ellos se les unió un grupo reducido de republicanos, en cuyos distritos viven votantes independientes y liberales.
Uno de esos congresistas republicanos, Justin Amash, abrió la primera grieta en el bloque de su partido al mostrarse favorable a la apertura de un proceso de impeachment, sobre todo tras la filtración de Trump al ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, con información sensible del Estado Islámico.

ChristopherWlezien, profesor de la Universidad de Texas, dijo a La Razón que «sí puede considerarse obstrucción a la Justicia».

Por si fuera poco, el presidente Putin dijo ayer estar dispuesto a entregar a los congresistas de Estados Unidos una transcripción de la conversación que mantuvo el canciller ruso Serguéi Lavrov con Donald Trump para demostrar que el presidente estadounidense no le entregó información secreta como reveló The Washington Post.

¿Qué se necesita para destituir a Trump?

  1. Uno o varios de los miembros de la Cámara de Representantes, integrada por 435 diputados, presenta una lista de las faltas que ha cometido el presidente.
  2. Si la acusación procede, el Comité Judicial de la Cámara, formado por unas 40 personas de ambos partidos, demócratas y republicanos, revisa las acusaciones y de considerarlo puede pasar al Senado.
  3. El Senado será el órgano responsable del juicio político contra el presidente, ahí se presentan las acusaciones y la defensa del mandatario.
  4. Al final se realizará una votación en el Senado para destituir al gobernante, si 67 de los integrantes considera que es culpable de los delitos que se le imputan será separado del cargo y el vicepresidente toma su lugar.

Tormenta en Washington golpea a Wall Street

Wall Street resintió la tormenta que se desató en Washington a raíz de los escándalos del mandatario. La tensión política se refleja sobretodo en el mercado bursátil, el cual tuvo su peor caída en ocho meses.

El temor se posa sobre los inversionistas, que temen que el escándalo en Washington marque un punto de inflexión en las bolsas, con pronósticos negativos.

Es la peor caída de los mercados estadounidenses desde septiembre, y dio fin a un inusualmente largo periodo de calma.

Los bancos, que subieron en los meses posteriores a la elección de Trump, se desplomaron. Bank of America perdió 5. 9 por ciento.

Los bonos, los títulos de las empresas de servicios públicos y el oro subieron debido a que los inversionistas buscaron refugios. El dólar bajó.

El índice Standard & Poor’s 500 perdió 43 puntos, o 1.8 por ciento, para ubicarse en dos mil 357. El promedio industrial Dow Jones retrocedió 372 unidades, o 1.8 por ciento, y cerró en 20 mil 606, mientras que el indicador compuesto Nasdaq cayó 158 puntos, 2.6 por ciento, a seis mil 11, un día después de haber marcado otro récord.

El fantasma del Watergate

Un escándalo similar provocó la renuncia del 37 presidente.

nixon

  • El 23 de junio de 1972 se dio a conocer una grabación entre el expresidente Richard Nixon y Bob Haldeman, jefe del personal en la que ambos trataron el tema del intento de robo a la sede del Partido Demócrata en el hotel Watergate, en Washington.
  • En la grabación Nixón encomendó a Haldeman que hiciera gestiones para que la CIA presionara al director interino del FBI, Patrick Gray para que enterrara el caso sobre el Watergate.
  • El aliado más fiel del entonces presidente comentó que el FBI aún no “estaba seguro de cómo controlarlos” ya que la investigación avanzaba a terrenos productivos y el dinero había sido rastreado. Agregó que no quería que siguieran con ese rumbo.
  • Finalmente el aliado de Nixon propuso encomendar a la CIA la tarea de que el FBI tuviera un pretexto para frenar la investigación por motivos de seguridad nacional.
  • A pesar de que el presidente llevaba dos años negando las acusaciones que lo vinculaban a la investigación, que apuntaba a que los hombres que habían intentado robar a los demócratas eran suyos, la revelación de la cinta confirmó las sospechas y supuso el fin de su mandato.

trump

  • El martes pasado NYTimes reveló que el presidente Trump solicitó al exdirector del FBI, James Comey, frenar las investigaciones contra su exasesor de seguridad, Michael Flynn.
  • De confirmase la información, ésta representaría la primera prueba contundente de que el mandatario intentó obstruir
  • la justicia. Un delito por el que Trump podría ser separado
  • del cargo.
  • El viernes pasado, Trump sugirió que había audios de sus encuentros con Comey y por Twitter espetó “más le vale que no haya grabaciones antes de que se filtren a la prensa”.
  • El Congreso, controlado por la mayoría republicana, exigió que sean presentadas a la brevedad.

MUN26I-2.jpg

Congreso llama a declarar a Comey

El Senado pide al exfuncionario testificar si el presidente le pidió dejar de investigar a Flynn; buscan una audiencia pública y una privada

Redacción / La Razón

El Senado estadounidense solicitó que el exdirector del FBI, James Comey, se presente a declarar tanto de manera privada como en público sobre la investigación que dirigía por el papael de Rusia en las elecciones presidenciales y los supuesto vínculos del exasesor de seguridad de Trump, Michael Flynn.

El senador republicano Richard Burr, presidente del Comité de Inteligencia del Senado, y el vicepresidente de esa comisión, el demócrata Mark Warner, anunciaron en un comunicado que le enviaron una nueva carta a Comey, que rechazó una invitación previa porque quería testificar en público y no en privado.

El martes pasado, el Comité de Inteligencia de Inteligencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos solicitó al Buró Federal de Investigaciones (FBI) todos los documentos que su exdirector James Comey elaboró sobre sus conversaciones con el presidente Donald Trump.

La petición, firmada por el presidente del comité, el republicano Jason Chaffetz, incluye “memorandos, notas, resúmenes y grabaciones” en poder del FBI a entregar antes del 24 de mayo.

“De ser cierto, estos memorandos plantean interrogantes sobre si el presidente intentó influir o impedir la investigación del FBI en lo que se refiere al general (Michael) Flynn”, dijo Chaffetz en su carta dirigida al director en funciones del organismo, Andrew G. McCabe.

Esta solicitud llega después de que The New York Times revelara la existencia de documentos elaborados por Comey con el fin de documentar sus conversaciones con Trump.

En uno de estos documentos, Comey recogió la solicitud de Trump de poner fin a una investigación sobre los nexos con Rusia de su exasesor de seguridad nacional, el general retirado Michael Flynn.

“Espero que pueda dejar pasar esto”, dijo Trump a Comey, según el texto del exdirector del FBI que recoge The New York Times. “Es un buen tipo”, insistió el mandatario, según la versión del rotativo neoyorquino.

Trump cesó el pasado martes a Comey, que lideraba la investigación del FBI para esclarecer los nexos entre funcionarios rusos y la campaña presidencial de Trump, un asunto que el Congreso también aborda.

Flynn está en el foco de esa investigación desde poco después de la llegada del magnate a la Casa Blanca.

Este general condecorado asesoró a Trump en política exterior durante la campaña y después fue nombrado asesor de seguridad nacional, cargo del que fue forzado a dimitir después de mentir sobre sus contactos con el embajador ruso en Washington.

La semana pasada, el Comité de Inteligencia del Senado le ordenó entregar todos sus documentos relacionados con la pesquisa contra Rusia, después de su negativa a colaborar con la investigación.

MUN37I.jpg