Nuevo León aún evalúa daños

La ayuda por Hanna ya comienza a llegar

Reynosa, Díaz Ordaz y Valle Hermoso reciben apoyos del Fondo Nacional de Desastres; diputados neoleoneses presionan por asignar presupuesto estatal ante la emergencia

Hanna
Tareas de limpieza en el municipio de San Nicolás de los Garza, en Nuevo León, por parte de elementos del Ejército, que aplican el plan DN-III-E, el 29 de julio.Foto: Cuartoscuro
Por:

Al cabo de una semana del destructivo paso de la tormenta Hanna por los estados del noreste del país, los primeros apoyos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) ya comenzaron a llegar a los municipios de Reynosa, Díaz Ordaz y Valle Hermoso, los más afectados en Tamaulipas, mientras que Nuevo León aún evalúa los daños.

De acuerdo con el coordinador de Protección Civil tamaulipeco, Pedro Granados, desde el sábado pasado, los insumos arribaron en tráileres y fueron entregados personalmente a las personas afectadas. Se prevé que la entrega concluya este martes.

Hasta el momento, los afectados ya recibieron 40 mil 505 colchonetas, 276 mil litros de agua embotellada, 10 mil 126 despensas, 40 mil 505 cobertores, 10 mil 126 paquetes de limpieza para el hogar y paquetes para el aseo personal.

Pero en Nuevo León, donde el pasado 28 de julio el gobernador Jaime Rodríguez Calderón emitió la declaratoria de emergencia, para pedir apoyo al Gobierno federal, aún no puede terminar de dar un saldo final de perjuicios.

En la entidad continúan las labores de búsqueda y rescate de dos personas desaparecidas tras ser arrastradas por las corrientes que aumentaron con las intensas lluvias que dejó la depresión tropical.

Con apoyo de un helicóptero y binomios caninos, las autoridades todavía buscan a un niño de 12 años, quien desapareció en el arroyo de Topo Chico y un adulto de 65 años en los alrededores del río La Silla, en el municipio de Guadalupe, quien fue identificado como vendedor de quesos; hasta el momento han sido localizadas otras dos personas, detalló Protección Civil a La Razón. 

(Necesitamos) crear un fondo (local) para atender de inmediato los daños. Una comunidad que se quede sin un puente o con una clínica destruida, con la pandemia sería desastroso esperarse

Juan C. Ruiz, Líder del Congreso de Nuevo León

Pese a que ha pasado una semana del meteoro, las afectaciones no dejan de reportarse; la mañana de este lunes se registró un nuevo deslave entre los accesos del municipio de Guadalupe y la capital, Monterrey, a la altura del famoso parque Fundidora, lo que provocó el cierre de dos carriles en vialidades cercanas.

Ante esta situación, diputados del Congreso de Nuevo León plantearon la creación de un “Fondo estatal para Desastres Naturales”, con un monto inicial de 200 millones de pesos, con los que las autoridades locales puedan hacer frente a las emergencias mientras se cumplen los trámites para aplicar por los recursos que asigna el Gobierno federal, con la solicitud del Fonden.

Al explicar que tras la tormenta Fernand, que azotó al estado el año pasado, el apoyo del Gobierno federal bajó a la entidad varios meses después —ante la evaluación que involucra—, el diputado Juan Carlos Ruiz García explicó a este medio que el proyecto legislativo buscaría que “con recursos propios del estado se puedan atender las necesidades inmediatas cuando exista un desastre por un fenómeno meteorológico o una sequía”. 

En entrevista, el también líder del Congreso local, detalló que existen dos modalidades del Fonden, uno de ellos conlleva la entrega de medicamentos y otros insumos tras la declaratoria de emergencia, como los que ya llegaron a los tres municipios siniestrados de Tamaulipas, y otra que contempla dinero para la reconstrucción de infraestructura, que es la que más demora, por la naturaleza de los trámites.

Gráfico

“En este caso (la iniciativa servirá) para crear un fondo (que permita) atender de inmediato los daños de infraestructura. Una comunidad que se quede sin un puente o con una clínica destruida, en estos momentos, con la pandemia del Covid-19 sería muy desastroso esperarse 10 meses a que llegara el Fonden”, advirtió.

En septiembre de 2019, la tormenta tropical Fernand, que también entró a territorio nacional por el noreste, desde el Golfo de México, dejó severas inundaciones en la ciudad de Monterrey y su zona metropolitana. Los daños alcanzaron los 900 millones de pesos, entre escuelas, carreteras, viviendas y hospitales.

  • El dato: Los remanentes del fenómeno natural, el primer huracán del Atlántico este 2020, también impactaron en comunidades de Coahuila y Nayarit, que registraron pérdidas patrimoniales.