AMLO dijo estar comprometido con su paisanos

Entrega de refrigeradores y estufas en Tabasco y Chiapas inicia el 21 de diciembre

Federación destinará 18 mil millones de pesos para la estrategia; López Obrador indicó que hay que tener paciencias, pues será un proceso lento

donaciiones-tabasco-chiapas
Empresas donaron productos para asistir a damnificados de Tabasco y Chiapas.Foto: Cuenta de Twitter de la SRE.
Por:
  • Antonio López

La entrega de refrigeradores, estufas y otros enseres domésticos a hogares que resultaron afectados por las inundaciones en Tabasco y Chiapas, inicia este 21 de diciembre, informó el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

De gira por Villahermosa, Tabasco, informó que ya se concluyó el censo de viviendas dañadas, y serán 226 mil 608 familias beneficiarias quienes están recibiendo un primer apoyo de 10 mil pesos.

 “Me informan que ya han entregado al 60 por ciento de las familias y que el martes próximo terminarán de entregar en Chiapas y Tabasco los apoyos de manera directa”.

Respecto a la reposición de los enseres, detalló que ya inició la compra, sin embargo, advirtió un proceso lento, toda vez que los productores no tienen la producción suficiente, sumado a que en abril y mayo no podrán entregar los electrodomésticos por ser periodo electoral.

“Ya inicio la compra de enseres a todas las viviendas, se ha hablado con los fabricantes de electrodomésticos, 226 mil 608 paquetes de electrodomésticos, estamos hablando de 226 mil 608 refrigeradores, 226 mil 608 estufas, y así otros enseres, entonces no hay producción suficiente, no sólo es porque vienen las elecciones y tendremos que parar las entregas a finales de marzo, sino que no hay existencia, no tiene esta producción, que se sepa para que nadie se desespere y no piensen que no les va a llegar, les va a llegar a todos los que están en el censo”, aseguró.

Desde este 21 de diciembre y hasta finales de marzo se tiene prevista la entrega de 100 mil paquetes de electrodomésticos, “y ya pasando las elecciones continuamos con el resto de los paquetes”.

Recordó que cuando ocurrió la tragedia, le pidió a la población resguardarse en zonas altas y que no importaban los bienes materiales, pues serían repuestos: “Dije que íbamos apoyar y se iban a reponer los bienes materiales, eso es lo que le puedo decir ahora a mis paisanos, que vamos a cumplir el compromiso de reponer lo más que podamos los bienes perdidos”.

López Obrador informó que para este programa y la entrega del dinero en efectivo se cuenta con recursos por 18 mil millones de pesos.

“Tenemos estos recursos disponibles porque hay finanzas públicas sanas y porque no hemos permitido la corrupción y no hay lujos en el gobierno, esto lo tenemos que seguir repitiendo porque esa es nuestra principal fuente de financiamiento, el combate a la corrupción, el no permitir que haya desvíos, malversación de fondos públicos, y que no se derroche el dinero, esa es la fórmula para enfrentar adversidades como esta de las inundaciones en Tabasco o la pandemia”, sostuvo.

El titular del ejecutivo recordó que la entrega de apoyos será directa y sin intermediarios y criticó al Fonden, el cual calificó de ser un fondo que permitía lucrar con las tragedias.

Tanto en el estado como en la federación se lucraba con estas tragedias, porque se compraba caro, no había ningún control, compraban despensas, enseres al doble o al triple de su costo real, había un grupo de proveedores ahí al asecho esperando que se produjera una tragedia, un fenómeno natural que afectara a la población para ir de inmediato a ofrecer estos enseres, las despensas, y hacer su agosto. Eso ya se terminó, ahora toda la entrega de recursos es de manera transparente y directa, con honestidad”, puntualizó.

Informó que durante las inundaciones, a través de los con los planes marina y DN3, se entregaron hasta 185 mil despensas, “60 por ciento de ellas fueron adquirida por el gobierno federal y el resto fueron donativos tanto de empresas, ciudadanos, como de gobiernos extranjeros”.

Finalmente, detalló que el 18 de enero comenzará el programa de dragados y desazolve en la barra de fronteras, un programa de desarrollo urbano, otro más para la ampliación y mejoramiento de las viviendas, una estrategia de rehabilitación de caminos que quedaron destruidos para el que se tienen 6 mil millones de pesos adicionales, así como un decreto para un mejor manejo de todas las presas.

“Ya no es poner por delante la generación de la energía eléctrica, sino la protección civil, si tenemos que dejar de turbinar lo vamos a hacer, si está de por medio el tener los vasos vacíos para que en las temporadas de lluvia no tengamos que soltar agua y no se inunde la planicie de Tabasco”, concluyó.