Pide rescate de 1,500 mdp

Nayarit en impago, por segunda vez en el año

Debe aguinaldo y la primera quincena de diciembre a cerca de 6 mil burócratas; consultoras ven mala recaudación; la opción: más deuda o más ayuda del Gobierno federal

8
El Sistema de Alertas de la Secretaría de Hacienda ve a la entidad en amarillo, el segundo nivel del semáforo, donde verde es “sostenible”.Foto: Especial
Por:
  • Frida Sánchez

Por insolvencia, el gobierno de Nayarit se declaró, por segunda vez en dos meses, incapaz de pagar la quincena al magisterio y personal de la administración pública local, por lo que solicitó al gobierno federal un nuevo rescate de mil 500 millones de pesos que, se prevé, lleguen al estado a lo largo de esta semana.

Ante los retrasos que afectan a los burócratas nayaritas desde octubre pasado, trabajadores denunciaron a La Razón que cada quincena el gobierno les quita dinero de sus fondos de ahorro, para enfrentar situaciones como la actual; sin embargo esta vez les avisaron “que no les llegó su pago porque el Gobierno federal no les mandó el recurso”, dijo una trabajadora, quien pidió permanecer en el anonimato por temor a represalias.

Juan Luis Chumacero, secretario de Finanzas de Nayarit, difundió un video en Facebook en el que explicó que la emergencia sanitaria del Covid-19 ocasionó que los flujos presupuestales fueran menores a los estimados. Se trata de la primera vez que el gobierno local achaca el problema de solvencia actual a la pandemia, una situación que no ocurrió en octubre, cuando el impago a burócratas se justificó por el arrastre de la enorme deuda que pesa sobre la entidad desde la administración pasada.

Gráfico

Los mil 500 millones de pesos solicitados al Gobierno federal, dijo, servirán para pagar la primera quincena de diciembre, aguinaldo y otras prestaciones.

Martha, cuyo nombre fue modificado a petición del testimonio, explicó a La Razón que esta situación de pagos demorados la enfrentó a una deuda que afecta todos los ámbitos de su vida, y ahora también teme porque no le llegue su aguinaldo. “Nos dieron fecha de pagos pero hasta ahora no se han cumplido”, dijo al señalar que en lo que va de diciembre ya les deben tres cláusulas establecidas en el convenio laboral de 2013: el primero, por concepto de “paquete navideño”, que debió llegar el pasado 8 de diciembre; el aguinaldo, previsto para el pasado 11 de diciembre, y el fondo de ahorro, para la primera quincena del mes.

Un testigo más, que también habló a este medio bajo condición de anonimato, denunció que con los descuentos quincenales a su sueldo para el fondo de ahorro, a lo largo del año ya habría juntado 10 mil pesos, situación que enfrentan alrededor de 6 mil burócratas.

[MISSING]binding.image.description

Dependiente de los ingresos federales

De acuerdo con HR Raitings, Nayarit tuvo una baja en la calificación de su deuda a mediados de 2020, a niveles de HR BBB+; sin embargo, en octubre recibió la calificación más baja posible en los estándares: HR D, derivado del incumplimiento de créditos de corto plazo por 377 millones de pesos.

Cinthya Rocha, directora de Finanzas Públicas de ARegional, explicó a La Razón que la entidad gobernada por el panista Antonio Echavarría se encuentra en una situación de “vulnerabilidad financiera” derivada de que no está recaudando suficientes ingresos propios para hacer frente a sus gastos.

Además, dijo, tiene una “dependencia financiera” hacia las participaciones federales, lo cual representa un problema importante al considerar que la bolsa del Gobierno federal tampoco tiene recursos suficientes, sobre todo ante la situación actual de la crisis sanitaria.

“Si la entidad tiene tanta dependencia de los ingresos federales, el margen de maniobra para atender las demandas sociales es muy bajo. Entonces, si llega una crisis económica que impacta directamente a los ingresos federales, y además tienes un problema de gasto por una crisis sanitaria que obliga a dirigir los gastos al sector salud, obviamente (el estado) no tiene cómo responder”, consideró.

Ante la imposibilidad para solventar los gastos, Rocha destacó que al estado sólo le quedan dos opciones: incrementar su deuda, —cuya contratación podría resultar muy cara debido a la mala situación financiera que ya tiene el estado— o continuar solicitando participaciones, “pero los fondos ya se están agotando. No es que la federación pueda decir: ‘voy a ayudar a tal estado’, porque también está en un problema financiero”.

Gráfico