Estos son los casos más sonados de toma de rehenes en México

La retención de víctimas para negociar el escape de los delincuentes ha sido más utilizada en robo a bancos; la policía tiene varios casos de éxito en los que negocia y logra la liberación de los retenidos

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El asaltante de un banco en Hermosillo, Sonora, amaga a una empleada. Más tarde fue abatido.

Esta mañana un hombre fue abatido por policías en Tijuana, donde tomó como rehenes a su esposa e hijo menor. Además, la mujer también falleció porque, presuntamente, el hombre la mató mientras la mantenía retenida.

Este es el primer caso reciente del que se tenga registro en México en el que un rehén muere en manos de su plagiario, ya que existen varios rescates exitosos y aquí te recordamos los más sonados:

El 16 de julio pasado, un grupo de policías logró abatir a un sujeto que ingresó a una sucursal bancaria en Hermosillo, Sonora, y tomó como rehenes a tres mujeres.

Antes de las ocho de la mañana, el delincuente intentó asaltar el banco que aún no había abierto y amagó a las empleadas. Minutos después, llegaron policías para negociar y a quienes el sujeto les pidió una pistola para suicidarse.

Durante dos horas, los uniformados intentaron persuadir al delincuente para que liberara a las empleadas, pero minutos después se acercó con una de ellas a la puerta, descuido que fue aprovechado por los policías para desarmarlo. En el rescate, el asaltante fue herido de bala y las mujeres rescatadas sin resultar lesionadas. Más tarde, se reportó que por el impacto que recibió, el asaltante falleció.

Se dispara en huida

La gerente de la sucursal amagada por el asaltante que terminó muerto.

En diciembre de 1996 un asaltante solitario ingresó a una sucursal bancaria, ubicada en la calzada Zaragoza en la delegación Iztacalco de la Ciudad de México, donde tomó como rehenes a 14 clientes del banco, incluidos dos niños.

Después de más de 6 horas de negociar con la policía, el asaltante se disponía a huir en un vehículo que solicitó, junto con las dos últimas personas que mantenía retenidas porque a las demás las había liberado poco a poco.

Sin embargo, en un intento por disparar contra los policías se hirió en el cuello, lo que le provocó la muerte.

El dato:

  • Desde 1986, México firmó la Convención Internacional Contra la Toma de Rehenes que avala la realización de acciones necesarias para la preservación de la vida de las víctimas.

    Mancera negocia con asaltantes

    El 29 de abril de 2010, dos delincuentes tomaron como rehenes a tres empleados durante el robo a una casa de empeño.

    Los asaltantes se apoderaron de un millón y medio de pesos en alhajas de la sucursal de la delegación Gustavo A. Madero, en la Ciudad de México, y amagaron con una pistola a los empleados mientras un tercer cómplice los alertaba desde afuera del establecimiento.

    Sin embargo, un trabajador logró activar la alarma, a la que respondieron policías capitalinos del sector Cuautepec; además, el exjefe de Gobierno, Miguel Ángel Macera, en ese entonces procurador, llegó a la casa de empeño portando chaleco antibalas para encabezar el diálogo con los asaltantes, quienes solicitaban un vehículo y que les liberaran el paso para no matar a los rehenes.

    Mancera les proporcionó una patrulla en la que los asaltantes huyeron con dos de los empleados y dejaron en la casa de empeño a una mujer embarazada. Más tarde, los delincuentes fueron detenidos cuando ya habían cumplido su palabra y habían dejado en libertad a los dos trabajadores que habían retenido.

    Los asaltantes con los que Miguel Ángel Macera negoció la liberación de tres empleados de una casa de empeño.

Robo a Sanborns

En octubre de 2008, se registró otro caso de toma de rehenes en la ciudad de México. A la una de la mañana, siete sujetos, incluido un exempleado, intentaron asaltar el restaurante ubicado en la esquina de Insurgentes norte y la calle Amado Nervo, pero ante la llegada de elementos de la policía decidieron amagar a 10 clientes y 10 empleados que se encontraban en el negocio.

Alrededor de 150 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal rodearon el establecimiento y un grupo negociador desarmó a los siete delincuentes sin que ninguno resultara herido y sin disparar ni una bala.

Una de las empleadas de Sanborns al ser liberada.

El dato:

  • Las corporaciones policíacas en México tienen una división entrenada para negociar la entrega de rehenes.

Relacionado: Toma de rehenes deja dos muertos y dos policías heridos en Tijuana

kl