Alex azar, en una imagen de archivo de 2006, en Washington. Foto: AP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció ayer en Twitter la nominación de Alex Azar, exejecutivo de la compañía farmacéutica Eli Lilly and Co., para que sea su nuevo secretario de Salud, un cargo vacante desde la renuncia de Tom Price a finales de septiembre.

“Feliz de anunciar, estoy nominando a Alex Azar para ser el nuevo secretario del HHS (siglas en inglés del Departamento de Salud)”, reveló Trump en un tuit desde Manila (Filipinas), última etapa de una larga gira asiática en la que ha visitado también Japón, Corea del Sur, China y Vietnam. Azar “será el mejor para una mejor atención médica y precios más bajos de los medicamentos”, pronosticó Trump.

De 50 años, Azar fue el principal asesor legal y también subsecretario en el Departamento de Salud de 2005 a 2007, bajo el mandato del expresidente George W. Bush, y después pasó al sector privado, donde ocupó hasta enero pasado el cargo de presidente de Lilly USA, la mayor afiliada del gigante farmacéutico Eli Lilly and Co.

De ser confirmado por el Senado de EU, la principal tarea de Azar como nuevo secretario de Salud será supervisar y fomentar los planes del gobierno para desmantelar y sustituir el Obamacare, como se conoce popularmente a la reforma sanitaria del expresidente Barack Obama.

Deshacer el Obamacare fue una de las promesas de campaña de Trump, pero los republicanos, pese a controlar ambas cámaras del Congreso, no han sido capaces todavía, tras varios intentos, de ponerse de acuerdo sobre una nueva ley de salud.

La jefatura del Departamento de Salud está desde finales de septiembre de forma interina en manos de Don J. Wright, quien sustituyó a Tom Price tras su renuncia.

Price dimitió cuando Trump ya evaluaba su despido a raíz de que se conociera que usó aviones privados para viajes oficiales que generaron gastos superiores a los 300 mil dólares, de acuerdo con una investigación del diario Politico.

Trump calificó a Price de hombre “muy bueno”, pero admitió que no le gustaba la imagen que dio con el uso de esos vuelos privados mientras el gobierno está tratando de “ahorrar mucho dinero” a través, por ejemplo, de la renegociación de acuerdos comerciales con otros países.

Azar ha pasado casi una década como miembro de la directiva del gigante farmacéutico Eli Lilly. Si es confirmado, asumirá el nuevo cargo en un momento especialmente delicado, en pleno debate por la derogación de la reforma sanitaria impulsada por el expresidente Barack Obama.

Sin embargo, Azar tendrá enfrente en el Senado a un Partido Demócrata que previsiblemente le cuestionará su pasado en la industria farmacéutica y su oposición a tácticas como la reimportación de medicinas que favorecen el control de precios.

Pese a compartir algunos propósitos de Obamacare, Azar se ha mostrado escéptico con el programa, señaló que estaba “fallando completamente” y abogó por emplear como “vehículo” de esos objetivos al sector privado.El perfil de Azar contrasta con el de su predecesor, Tom Price, que atesoraba diez años como legislador por Georgia.