EU recopila datos biométricos de migrantes en cárceles mexicanas, reporta WP

El programa no recopila información sobre ciudadanos mexicanos; busca identificar criminales, pandilleros y terroristas antes de que lleguen a la frontera

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Cuartoscuro

El gobierno de los Estados Unidos está expandiendo un programa para capturar datos biométricos de decenas de miles de centroamericanos y otros inmigrantes arrestados en México, según publica The Washington Post.

De acuerdo con el diario, el gobierno estadounidense está obteniendo “acceso sin precedentes a cárceles” mexicanas de inmigración para identificar criminales, pandilleros y posibles terroristas mucho antes de que lleguen la frontera.

Los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional han instalado decenas de terminales de detección para recoger huellas dactilares, escaneos oculares y otras características identificativas de los migrantes, incluidos tatuajes y cicatrices.

La información recopilada se remite inmediatamente al Departamento de Seguridad Nacional de EU y otras bases de datos policiales y de inteligencia estadounidenses, alertando a los funcionarios estadounidenses si un individuo en custodia mexicana es un delincuente condenado o en una categoría conocida como “extranjeros de interés especial”, que incluye posibles extremistas, revela el Post.

William Brownfield, quien era jefe de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley cuando se retiró en septiembre pasado después de 38 años en el Servicio Exterior, dijo que el programa biométrico había estado en desarrollo desde 2012, comenzando con el software y otras tecnologías y que los dos países acordaron implementarlo en una reunión bilateral de seguridad en 2014.

El programa biométrico no recopila información sobre ciudadanos mexicanos, pero en los últimos 13 meses, ha recopilado datos sobre más de 30,000 migrantes en centros de detención de inmigrantes en Tapachula, Chiapas, y en Iztapalapa, en la Ciudad de México, según las cifras obtenidas por The Washington Post.

El programa se está expandiendo este mes en los centros de detención en Tijuana, Mexicali y Reynosa, de acuerdo con funcionarios estadounidenses, que dijeron que el objetivo es tener la capacidad de examinar a todos los migrantes detenidos en México.

De 21,000 migrantes que fueron escaneados el año pasado, 5,500 habían sido arrestados anteriormente por cruzar ilegalmente la frontera de Estados Unidos, según las cifras. De ellos, 24 fueron identificados como “traficantes de extranjeros” y ocho eran miembros conocidos de pandillas.

Después de que la orden de Trump el miércoles enviara tropas de la Guardia Nacional a la frontera sur de Estados Unidos, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto dijo en un mensaje nacional que Trump no debería usar a México para marcar puntos políticos nacionales y que México no negociaría con los Estados Unidos a expensas de soberanía y dignidad.

Además, los senadores mexicanos solicitaron a Peña Nieto suspender la cooperación con Estados Unidos en temas de seguridad y migración.

 

 

cms