• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
La ministra británica, en Austria, ayer, al culminar la cumbre con la UE. Foto: AP
La ministra británica, en Austria, ayer, al culminar la cumbre con la UE. Foto: AP

El careo entre los 27 líderes de la Unión Europea y la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, en Austria, arrojó los peores resultados para la británica, a quien le rechazaron sus ruegos de pactar una salida con acuerdo, encima de todo, los funcionarios del Euro se negaron a prolongar una negociación que tendrá que concluir en octubre.

La cita colocó a Londres al borde de las consecuencias más devastadoras para su economía, si es que la ministra accede a doblegar su plan con propuestas que consigan el consentimiento de la UE, o bien, a recurrir a doblar las manos al abrirse a una nueva consulta para preguntar a los británicos si, frente a la crisis, todavía quieren divorciarse de Europa.

La hipótesis de un nuevo referéndum, que también aplauden los 27 de la UE, ya estalló como una posibilidad más real ante el rechazo del Plan May, en las calurosas jornadas en Salzburgo.

  • El Dato: Irlanda figura como un punto que atora los avances del Brexit, pues al ser la única frontera terrestre del Reino Unido con la Unión Europea, se prevén límites aduaneros.

La actitud con tintes de ultimátum de Theresa May no logró asustar a los europeos, a quienes responsabilizó de un posible descarrilamiento del Brexit, que desembocaría en un trágico choque económico a partir del 29 de marzo, cuando la separación se comncrete.

“Todos estamos de acuerdo en que el plan Chequers (la propuesta de May, llamada así por el lugar donde fue confeccionada) tiene elementos positivos, pero el marco económico planteado no funcionará, entre otras cosas, porque corre el riesgo de socavar el mercado único”, sentenció el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tras la reunión del jueves de los 27 países de la Unión sin presencia de May.

El presidente francés, Emmanuel Macron, líder del ala dura de la UE, no dudó en secundar la firmeza del no a May, al calificar de “inaceptable” el plan.

El mandatario galo arremetió contra los precursores del Brexit. “Quienes decían que se podía vivir fácilmente en Europa, que todo iba a ir bien y que habría un montón de dinero de vuelta, fueron unos mentirosos”.

Desde el flanco alemán, la canciller Angela Merkel, también dejó ver su postura determinante, al aclarar que no se tentará el corazón para dar concesiones a Gran Bretaña, cuando tenga que sortear la crisis al haberse ido en los peores términos.

“En que en cuanto a la relación comercial no se harán concesiones y sobre esa base, la UE continuará las negociaciones”.

 

Compartir