• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Aquarius. Foto: AP
Aquarius. Foto: AP

La odisea del Aquarius llegó a su fin… por el momento. Después de navegar en el Mediterráneo y ser rechazado en distintos puertos europeos que se negaban a dar entrada a los 141 migrantes que rescató el pasado 10 de agosto, el buque por fin atracó en Malta.

Esta pequeña isla localizada al sur de Italia accedió a recibir la embarcación, cuyos pasajeros, rescatados frente a las costas de Libia serán repartidos entre países miembros de la Unión Europea en un “acuerdo de compartir responsabilidades”.

“Malta hará una concesión y permitirá que el barco atraaque en su puerto, que no esté legalmente obligado a hacerlo”, dijo en un comunicado el gobierno.

Autoridades explicaron que la isla será base logística, pero  los migrantes se distribuirán entre Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y España.

Es peligroso e inmoral mantener buques errando en el Mediterráneo”

Filippo Grandi

Alto Comisionado de la ONU para refugiados

Hace algunas semanas Malta aceptó recibir otro buque lleno de migrantes, también bajo la condición de que otros países los recibían en esa ocasión también aceptó acoger algunos de ellos.

Gráfico: La Razón de México

El Aquarius aguardaba la autorización para anclar, ya sea de Italia o de Malta. Pero el nuevo gobierno populista de Italia, dificultó la misión, pues en un principio se negó a permitir la entrada de buques migrantes, asegurando que el país ha acogido a más de 700, 00 migrantes rescatados en alta mar, mientras que otras naciones como Francia se niegan a recibirlos.

El ministro del Interior, Matteo Salvini, incluso amenazó con que la embarcación jamás volvería a ver un puerto italiano.

Malta dijo que la suerte de los migrantes en el Aquarius fue la recesión mediante negociaciones con Francia, llegando a un acuerdo “con el apoyo de la Comisión Europea” para “compartir responsabilidades”.

La coalición de gobierno en Italia, que incluye un partido antiinmigrante, ha estado pidiendo ese tipo de cooperación desde que llegó al poder en junio.

En español, el presidente francés Emmanuel Macron agradeció a Malta “por su gesto humanitario” y afirmó que Francia la da su solidaridad total.

“No hay alternativa a la cooperación”, expresó Macron.

Portugal, que aceptó a 40 de los pasajeros del Aquarius, fue el primer país que se dijo dispuesto a integrar las autoridades de las regiones mediterráneas de Francia  e implicó al gobierno de Macron para permitir la entrada del barco.

En tanto, España recibió a 60 de los migrantes rescatados,  yAlemania y Luxemburgo a 50 y 15, respectivamente.

  • El Dato: Migrantes del Aquarius tienen signos de tortura como golpes, quemaduras y heridas de bala.
Gráfico: La Razón de México
Compartir