• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El mandatario, ante la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), en Maryland, ayer. Foto: AP

Un excolaborador de la campaña presidencial de Donald Trump se declaró ayer culpable de los cargos federales de conspiración y mentir a las autoridades, convirtiéndose así en testigo cooperador de la pesquisa del fiscal especial sobre la injerencia rusa en las elecciones generales de noviembre de 2016.

La declaración de Rick Gates reveló que ayudará en la pesquisa encabezada por Robert Mueller en “todo asunto” mientras los fiscales siguen investigando la campaña de 2016, la interferencia de Rusia y a Paul Manafort, socio de negocios de Gates de muchos años y exdirector de la campaña de Trump.

Con su cooperación, Gates le da a Mueller un testigo dispuesto a proporcionar información sobre sus finanzas y su trabajo de consultoría política en Ucrania, y también alguien con acceso a los niveles más altos de la campaña presidencial de Trump del 2016.

  • El Dato: Bajo los términos de su declaración de culpabilidad, se calcula que Gates esté entre 57 y 71 meses tras las rejas. Si coopera, su sentencia sería reducida.

Gates, de 45 años, formuló la declaración en un tribunal federal en Washington. Aceptó los cargos que lo acusaban de conspirar contra el gobierno estadounidense relacionados con fraude y cabildeo extranjero no registrado, así como de mentir a las autoridades federales en un interrogatorio reciente.

La declaración de culpabilidad se dio un día después de que un jurado investigador federal en Virginia devolviera un encausamiento de 32 cargos contra Gates y Manafort, donde se les acusaba de evasión impositiva y fraude bancario..

“Tenía la esperanza de que mi colega de negocios tuviera la fortaleza para continuar con la batalla para demostrar nuestra inocencia. Por motivos que aún están por develarse optó por hacerlo de otra forma”, dijo Manafort ayer.

“Esto no cambia mi compromiso para defenderme contra los cargos falsos contenidos en las acusaciones en mi contra”, añadió.

Bajo los términos de la declaración de culpabilidad, se calcula que Rick Gates esté entre 57 y 71 meses tras las rejas. Los fiscales podrían buscar reducir la sentencia según su cooperación.

Gates es la quinta persona, por lo que se sabe públicamente, que se declara culpable en la investigación de Robert Mueller sobre la presunta colusión entre la campaña de Donald Trump y el Kremlin, antes de los comicios presienciales de 2016.

Los cargos a los que Gates se declara culpable no involucran ninguna conducta relacionada con la campaña de Trump. En gran parte se relacionan con la conspiración de cabildeo no registrado, lavado de dinero y fraude.

Gates trabajaba en la campaña de Trump cuando Manafort, Donald Trump Jr. y Jared Kushner se reunieron con un equipo de rusos en la Torre Trump en junio de 2016. También estaba en los altos rangos de la campaña cuando el entonces senador Jeff Sessions llevó a cabo un par de reuniones secretas con el embajador de Rusia en Estados Unidos, Serguei Kislyak.

Durante unos meses, en 2016, Rick Gates fue una pieza clave para el actual presidente, al encabezar el esfuerzo para ayudar al aspirante a ganar la nominación de su partido y volar de estado a estado para asegurar los delegados, en un esfuerzo apresurado que duró hasta la Convención Nacional Republicana en Cleveland.

Apoya la armas y Oregon aprueba control

Impulsado por las reacciones a un tiroteo en una secundaria de Florida, el Senado de Oregon prohibió que personas condenadas por acoso y violencia doméstica puedan comprar o poseer armas.

Ésta es la primera medida de control de armas que se adopta tras la balacera del pasado 14 de febrero, dijo Anne S. Teigen, experta en justicia penal de la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales en Denver.

La gobernadora demócrata de Oregon, Kate Brown, en favor de la iniciativa, pidió a senadores que escucharan las angustiadas voces tras el tiroteo que cobró 17 vidas.

Apenas ayer el presidente Donald Trump propuso armar a los maestros en las escuelas porque considera que es más probable que ellos protejan a los alumnos que un guardia de seguridad que “no ama a los niños”.

Dijo que el agente armado que no confrontó al autor de la masacre en Florida es un “cobarde” o “no reaccionó adecuadamente bajo presión”.

Compartir