Explosiones solares dañan telecomunicaciones

Infografía Engelbert Chavarría La Razón


Científicos del gobierno estadounidense lanzaron una advertencia mundial: últimas explosiones solares podrían causar efectos desastrosos en los sistemas de telecomunicaciones y suministro de electricidad.

De acuerdo con información de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, la explosión suscitada el 6 de agosto podría generar problemas en los sistemas de posicionamiento global, el transporte aéreo y los cajeros automáticos e incluso crear una gran aurora boreal en días próximos, ya que las consecuencias de estos fenómenos tardan de tres a cuatro días en llegar a la Tierra. Asimismo el investigador ruso Serguei Yázev asegura que esta explosión marca el inicio del incremento general de la actividad solar que podría prolongarse hasta finales de este año.

Los expertos prevén que la magnitud de una próxima explosión podría ser similar a la ocurrida en 1989, que ocasionó que en Quebec, Canadá, el servicio eléctrico se suspendiera. Las grandes interrupciones por actividad solar son inusuales, pero sus impactos han sido graves en el pasado. La mayor tormenta solar registrada fue la de 1859, que afectó oficinas de telégrafos en todo el mundo y produjo una aurora gigante que se hizo visible hasta en las islas del mar Caribe. Una tormenta similar podría costar hasta 2 billones de dólares en todo el mundo, según un informe del Centro de Pronósticos del Clima Espacial de 2008.

ex.jpg