• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Jorge Armando Medina Ortiz disfrutaba de lujos junto con sus compañeros de prisión, quienes posaban con él, y subía sus fotos a Facebook. Foto: Especial

Las autoridades capitalinas lo investigaban por encabezar una banda de ladrones de autos. Lo encarcelaron por este delito y por secuestro. Cuando estuvo en el Reclusorio Sur se fotografiaba y presumía en Facebook su celda, con paredes de madera, muñecos de peluche, su bocina marca Bose… hace unos días su familia dejó de verlo, y este fin semana lo hallaron: estaba sin vida y calcinado en un paraje en el Estado de México.

  • 1 Auto salió a vender con otro exreo y ninguno regresó
  • 6 Años estuvo en prisión por secuestro y robo

Se llamaba Jorge Armando Molina Ortiz. Su ficha delictiva detalla que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad (PGJCDMX) lo detuvo en 2010 y lo envió a prisión precisamente por secuestro y robo.

En su paso por prisión creó su perfil de Facebook y ahí comenzó a subir y exhibir algunas fotos de su celda; subió algunas en las que se le va acompañado de otros internos de este penal capitalino.

Luego de seis años, el hombre salió de la cárcel; sin embargo, según la información que tienen las autoridades, apenas dejó la prisión continuó delinquiendo. Se dedicaba a robar autos de lujo al poniente de la ciudad.

La semana pasada su familia se acercó a la PGJ capitalina. Y es que él y un amigo, llamado Noé Trejo Alvarado, habían desaparecido. Según contaron, los dos habían salido a vender un auto.

A decir de la familia de Jorge Armando Molina Ortiz, él era taxista; en tanto, los parientes de Noé Trejo Alvarado aseguraban que era mecánico.

El Centro de Atención para Personas Extraviadas y Ausentes (Capea) emitió un boletín para la búsqueda de ambos. Difundieron su fotografía, sus datos personales, y algunas señas particulares.

El extravío de ambos quedó registrado en los expediente AYO/2959/2018 y AYO/2968/2018 de CAPEA.

La principal pista que tenían para ubicarlos era el carro que supuestamente iban a vender: un Bora color rojo, con placas MUL1417, el cual entregarían en un centro comercial de la colonia Olivar de los Padres.

“La última vez que lo vi fue el lunes. Subió al Bora y me dijo al rato vengo voy con Armando para ofrecer el Bora y luego a comprar unas refacciones para el coche que estoy arreglando”, relató a las autoridades la esposa del exreo.

Desde entonces no supo más de él. Su teléfono estaba apagado, ya no recibía mensajes de WhatsApp y al llamar, mandaba directo a buzón.

Según el informe, la última vez que supieron de ellos fue en la colonia Lomas de Chamontoya, en la delegación Álvaro Obregón.

Desde entonces la PGJ capitalina se dedicó a buscarlo. Agentes lo rastrearon, trataron de ubicarlo por medio de su teléfono, pero no lo encontraron.

El fin de semana, las autoridades del Edomex hallaron a los dos. Estaban muertos y calcinados uno sobre otro. Los dejaron en un paraje de Naucalpan, entre basura y tubos de drenaje, detalla el expediente de LEF/FHT/FHT054/151951/ 180.

Ahora las autoridades de la PGJ capitalina y la Fiscalía General de Justicia del Estado de México indagan la muerte de estos hombres.

Compartir