• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Cuartoscuro

Los miembros del grupo delictivo La Unión de El Betito no sólo se dedican a extorsionar a comerciantes, locatarios y dueños de bares. Las autoridades saben ahora que también lo hacen con sexoservidoras que laboran en calles de la delegación Cuauhtémoc.

De acuerdo con una denuncia presentada ante la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), los integrantes de este grupo delictivo cobran a las mujeres hasta mil 500 pesos semanales para dejarlas trabajar.

Según la denuncia, realizada por el director general de Seguridad Pública de la demarcación, Rafael Luna, los miembros de La Unión amenazan a las mujeres con hacerles daño si se niegan a pagar.

De hecho, detalla que una de ellas fue “levantada” por estos sujetos.

“Se reportó el caso de una sexoservidora que al negarse a pagar, fue amenazada… y posteriormente sometida y levantada por cuatro individuos a punta de pistola en un vehículo Jetta sin placas de circulación, con rumbo desconocido”

Rafael Luna

Director de Seguridad, del. Cuauhtemoc

La denuncia señala que un sujeto conocido como El Chori es quien dirige a los hombres y mujeres que realizan el cobro de piso entre las sexoservidoras en las calles cercanas al edificio sede en la colonia Buenavista.

Informes de inteligencia de la Procuraduría capitalina detallan que El Chori es uno de los cabecillas de La Unión. Su nombre es Erasmo Amaral Hernández, y las autoridades saben que uno de sus principales puntos de reunión es una vecindad en la calle Paraguay, del Centro Histórico.

Se sabe que recibe órdenes directas del líder del grupo, Roberto Mollado Esparza, El Betito El Chaparro de la B.

La denuncia explica que El Chori dirige a dos mujeres y un grupo de sujetos que se encargan de hacer los cobros y las amenazas.

“Se tiene conocimiento de que una persona llamada Chori, que presuntamente es el líder de la célula del Grupo La Unión, se encuentra detrás de Rosana y Alejandra, y que la  actuación intimidatoria que ejercen los integrantes del grupo antes mencionado, mantiene en inminente riesgo la integridad física de quienes trabajan en este perímetro y aquellas que se retiran serán localizadas para dañarlas”, añade el documento.

  • El Dato: La Razón informó en junio que La Unión también extorsiona a scorts extranjeras, a las que exige cuotas de $1,000 semanales.

Los trabajos de la Procuraduría han permitido formar ya un árbol delincuencial de La Unión. El Chori, forma parte de los cabecillas que la iniciaron. Junto con él, tienen identificados a sujetos como Víctor Hugo Ávila, El Huguito; Mauricio Hernández Gasca, Tomate, y otros apodados Manzanas, Pozoles, Michel y Barbas.

Aunque ellos forman parte de los fundadores de este grupo llamado también La Uva o La U, recientemente identificaron a nuevos líderes que operan en las zonas de centros nocturnos.

Se trata de David García Ramírez, alias Pistache, quien es jefe de Eduardo “N”, alias Bandido, que opera en Satélite; Victor “N”, alias Vick en La Condesa, y Patrick Silva, en Polanco.

Y exigen respeto a su labor

La red mexicana de Trabajo Sexual, convocada por Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer y otras organizaciones afines, celebró ayer su 21 reunión anual, en la que los participantes demandaron más seguridad al momento de ofrecer sus servicios.