Férreo defensor de excluidos dijo “viva México” en el SB LI

El ala cerrada de los Patriotas de Nueva Inglaterra, Martellus Bennett, aseguró que no se preocupa por alguna represalia del dueño del equipo, Robert Kraft, por no asistir con el resto de la organización a la Casa Blanca, en lo que será la primera visita de un campeón del Super Bowl desde que Donald Trump asumió la presidencia de Estados Unidos.

En declaraciones realizadas al periódico The Boston Globe, Bennett dijo que no está preocupado porque el equipo cree “en lo que yo quiero hacer”, ya que en los días previos al Super Bowl LI, el jugador de los Pats había adelantado que no iría a Washington, si su equipo ganaba.

Incluso en las entrevistas después del partido, el jugador de Nueva Inglaterra dijo con fervor: “derriben el muro, viva México”, en entrevista con Fox Sports.

Pero estas posturas no son nuevas, ya que desde las campañas presidenciales, en las cuales era partidario de Hillary Clinton, el egresado de la Universidad de Texas A&M fue un duro crítico de las políticas de Trump.

“Estados Unidos se construyó sobre la inclusión, no sobre la exclusión”, fue uno de los mensajes que escribió en Twitter el ala cerrada de 29 años de edad, quien creció en Houston, Texas.

Bennett también ha asegurado en diferentes oportunidades que le redactó a su hija Jett, de tres años de edad, una carta en la cual le explica cómo debe actuar contra Trump, un presidente que quiere sacar de su país a la gente de raza negra.

“Cada quién tiene sus opiniones. Es lo que hace grande a este país (Estados Unidos). No me interesa en lo que creas, eso no me impedirá aceptarte por lo que eres”, manifestó Bennett en otro mensaje que publicó en redes sociales.

Los Patriotas, visitarán México durante este año para disputar un partido de temporada regular en el Estadio Azteca.

Brady perdió millonario jersey. El desaparecido jersey de Tom Brady, con el que logró una histórica remontada de 25 puntos para conseguir su quinto campeonato de la NFL, podría alcanzar un valor de medio millón de dólares, según aseguró Ken Goldin, fundador de la empresa de subastas Goldin Auctions.

“Es el jugador más popular y coleccionable de la historia. La camiseta blanca tiene un valor sentimental para Brady, pero si alguna vez se sacara al mercado de forma legítima, podría obtener unos 500 mil dólares”, aseveró Ken Goldin a medios estadounidenses.

“Es probable que Brady siga a Michael Jordan entre los mejores atletas de los últimos 40 años”, añadió Goldin.

Por su parte, el vicegobernador de Texas, Dan Patrick, anunció en un comunicado que su departamento de vigilancia, junto con el de la Policía de Houston, investigan la desaparición de la camiseta.

El suceso habría ocurrido el domingo por la noche en el vestidor que los Pats usaron en el NRG Stadium, tras concluir el partido por el título de la NFL, en el que fue elegido el Jugador Más Valioso.