FOTOS: “Vi la inmensidad del desastre y entendí que mi hijo había muerto”

Familiares de víctimas del edificio de Álvaro Obregón 276, en la colonia Roma, recordaron la tragedia de hace un año; se realizaron misas en memoria de los fallecidos

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Jorge Butrón.

No me querían decir que mi hijo estaba atrapado entre los escombros del edificio, pero cuando llegué y vi la inmensidad del desastre entendí que ya había muerto, fueron las palabras de Martín Estrada Garcia, padre de Martín, quien falleció en el edificio de Álvaro Obregón 276 en la colonia Roma.

“A los 11 días lo sacan de los escombros porque encontraron un cuerpo con una credencial de elector que era de él; así fue como lo identificaron. Lo tenían en un tráiler de refrigeración, había varios cuerpos con él y de ahí lo identifiqué a los 11 días”, aseveró.

Don Martín, como le gusta que le llamen, dijo que hasta el momento la empresa en la que trabajaba su hijo no ha indemnizado a su esposa y dos hijos que dejó.

Además negó que haya habido algún trámite a favor de él al momento de su defunción.

“Fue un impacto psicológico muy fuerte, estoy muy dañado. Nadie se ha hecho responsable de su muerte y no hay información de nada; he ido a derechos humanos y no hay avance de nada”, Resaltó.

Señaló que a su hijo le sobrevive su esposa y dos hijos de 5 y 1 año, sin embargo aún preguntan por el.

“Le decimos que se fue de viaje porque no podemos decirle que murió. Solo quiero justicia para mi hijo y que metan a la cárcel a los responsables”.

Viridiana MartÍnez, también se dio cita en el lugar para recordar a su amigo de la universidad, Adrián Moreno, quien trabajaba en el tercer piso del edificio como contador, ya que tenía apenas 15 días de haber entrado a laborar.

Foto: Jorge Butrón.

“Después del sismo mi amigo me avisa que estaba desaparecido, llegamos a ayudar y estar con su familia; lo encuentran a los nueve días. Quisimos venir y decidimos traerle fotos y una veladora para recordarlo”.

Foto: Jorge Butrón.

Viridiana indicó que será el siguiente viernes cuando su familia le realice una misa en su honor, por la zona de Constitución de 1917 que es donde vivía.

En el lugar arribaron diferentes personas que en el momento del sismo ayudaron y que presentaron sus respetos a las víctimas, como Alberto Barcenas, mejor conocido como “Beto Masajes” que estuvo alrededor de 20 días en la zona del desastre para brindar apoyo a los rescatistas que trabajaron por varias horas en la búsqueda de cuerpos.

“Yo vine a dar masaje a los topos y rescatistas, esa fue mi forma de ayudar. Cada día apoyaba con 150 masajes desde las 11:00 horas hasta las 24:00 horas sin descanso, fue la manera de ayudar”, indicó.

 

Foto: Jorge Butrón.

fgr