El Frente sirve la mesa a Barrales

CANELA FINA

Es de agradecer que el Frente se haya quitado el cartelito de “ciudadano”, y advertido que su representante en la CDMX será un político, pues decidió el fin de semana que quien compita será definido por “Consejo Electivo Estatal”. O sea: por dedazo. Es decir, es Barrales.

Queda fuera del juego la oportunidad de una opción ciudadana, que, en los tiempos de reconstrucción tras el sismo del 19-S, generase una percepción fresca de la política, con candidatos como el doctor Ahued, Salomón Chertorivski, Patricia Mercado, Manuel Granados…

Alejandra Barrales es, desde 2012, una candidata natural, con trabajo de años a nivel de tierra en la capital, y conocimiento por parte de la población. Pero su perfil de política tradicional dejó de ser atractivo.

Y no resulta ya del agrado de las mayorías, porque justamente Barrales y su aliado panista, Ricardo Anaya, se encargaron de crear la apreciación de que las propiedades de los políticos son producto de la corrupción y el tráfico de influencias.

Durante la campaña presidencial del año pasado, Anaya se dedicó a hacer creer, en un millón 771 mil 884 spots, que la manera de hacer política hasta ahora en México generó corrupción, por lo que ésta debe cambiar, con énfasis en un pegajoso eslogan: “Claro que se puede, ¿a poco no?”.

Mientras lo afirmaba, Anaya tenía a su familia viviendo en una zona exclusiva de Atlanta, Estados Unidos, con los hijos en escuelas privadas, y volaba cada fin de semana a visitarlos en asientos de primera clase; y sus parientes políticos veían crecer sus propiedades inmobiliarias.

Y aparecieron propiedades de Barrales en Miami, Florida, y en las Lomas de Chapultepec, sin olvidar que un exesposo tenía avión particular. Tanto los dineros de Anaya como los de Barrales son legales, seguramente. Pero fueron ellos los que hicieron entender que todo político con dinero es corrupto.

Fue entonces que empezó a prevalecer entre los ciudadanos la idea de que político tradicional y corrupción son sinónimos y a ser mejor valorados aquellos funcionarios de corte ciudadano, con una labor profesional acreditada y, muy en especial, sin militancia política.

Sin embargo, al decidir que el candidato del Frente PAN-PRD en la CDMX sea designado por “Consejo Electivo Estatal”, Anaya y Barrales apuestan por la política tradicional que tanto critican. Por ejemplo, ciudadanos como Ahued, Chertorivski, Mercado y Granados no pintan nada en ese “Consejo”.

Quien controla la estructura del PRD es Barrales, así como Anaya en el PAN, por lo cual ya renunció a ese partido Margarita Zavala. Quienes más aspiran en el PRD quizá no se vayan, pero, eso sí… están muy desencantados, porque acaban de comprobar que, con eso de Frente “Ciudadano”…

Los engañaron como a niños.

Rubén Cortés

Rubén Cortés

Periodista y escritor. Nació el 18 de enero de 1964 en Pinar del Río, Cuba y vive en México desde 1995. Es graduado de periodismo por la Universidad de La Habana. Ha sido corresponsal de Guerra. Es autor de los libros Crónicas de Guerra, Afganistán e Irak en el frente de batalla, Nueve meses en la eternidad, ¡Cuba, Cuba!, Un bolero para Arnaldo y Los nómadas de la noche: Cuba después de Castro. Es Director General del periódico La Razón de México.
Rubén Cortés