Futbol, nueva cancha del lavado de dinero

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Por Sofía Macías Liceaga

Los criminales han encontrado cercos para lavar su dinero en el sector financiero o negocios tradicionales, pero para “meterle gol a las autoridades” ahora acuden a uno de los deportes más populares: el fútbol.

El año pasado se detectaron 20 casos de “blanqueo” en el mundo, dos de estos en México, de acuerdo con el reporte “Lavado de dinero a través del sector del Fútbol” de la Fuerza de Tarea de Acción Financiera (FATF, por su siglas en inglés, Financial Action Task Force).

En el primer caso, “Mr. Heep”, una ex migrante de origen humilde que regresó al país con mucho dinero y empresas en la frontera, adquirió un equipo a punto de irse a la tercera división en el DF, que mudó a una pequeña ciudad de 30,000 habitantes, donde sus ganancias incluso caerían.

Cuando el equipo subió a segunda división, el inversionista fue identificado como líder de una red de narcotráfico.

En el segundo ejemplo, un pseudo hombre de negocios compró un rentable equipo profesional y lo usó para invitar a políticos y servidores públicos de varios niveles a los partidos, y así asegurarse de que las principales obras públicas le fueran asignadas.

Este deporte mueve tanto dinero que no se tienen cifras precisas de su tamaño en el mundo, pero el Deloitte Annual Review of Football Finance estima que tan sólo el mercado europeo llega a 13 mil 800 millones de euros cada año.

FATF explica que el fútbol puede ser un blanco fácil dados los grandes flujos de dinero que se manejan y la intrincada red de relaciones entre clubs, jugadores, patrocinadores, medios de comunicación, agentes y gobierno.

Los puntos vulnerables. De acuerdo con el análisis, las transacciones de mayor riesgo están relacionadas con la propiedad de clubes, el mercado de transferencias de jugadores, las apuestas y la negociación de derechos de imagen, patrocinios y anuncios.

Las mayores vulnerabilidades están el fútbol profesional, aunque también existen en menor medida en el campo amateur.

El estudio refiere que el mercado es fácil de penetrar para el mundo del crimen porque no hay barreras a la entrada, pues fans de todas las áreas de las sociedad se pueden reunir en un estadio, lo que presenta oportunidades de colusión.

La administración del negocio carece de profesionalismo, salvo en las principales ligas profesionales. Hay una gran diversidad de estructuras legales de los clubes, estadios y los jugadores, y al falta de un control general, son fáciles de adquirir.

Las estratosféricas sumas de dinero que se mueven en ocasiones involucran muchos países o van a dar a paraísos fiscales, lo que supera el control de su propia nación, lo que se añade a que muchos clubes tienen problemas financieros y pueden recibir fondos de dudosa procedencia.

Otros ámbitos que benefician la aparición de este delito son las vulnerabilidades sociales de algunos jugadores, especialmente los jóvenes, que si son mal aconsejados pueden introducirse en negocios turbios y la gente es reacia a romper la “ilusión de inocencia de los deportes”, por lo que las actividades ilegales no se reportan frecuentemente.

En España la Guardia Civil detuvo al ex futbolista José Luis Pérez Caminero, por formar parte de una red de lavado de dinero, en la que le daban 30 mil euros en billetes de baja denominación para que los cambiara por otros de 500 euros, a cambio de una comisión.

En fuera de lugar:

Las principales áreas vulnerables detectadas en el futbol son:

1. La multitud de accionistas y flujo
de efectivo, así como la falta de profesionalismo en muchos clubes deportivos.

2. Las finanzas del sector, ya que los
clubes tienen grandes necesidades financieras y se pagan grandes sumas.

3. El bajo origen socioeconómico de los jugadores.

Otros deportes con riesgo:

•Cricket

•Rugby

•Carreras
de caballos

•Carreras
de motos, •Carreras
de coches

•Hockey sobre
hielo

•Basquetbol

• Voleibol

Fuente: FATF

asc

Compartir