• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El 3rd. Bridge Zither. Foto: Especial

La música de vanguardia hizo fade out el 13 de mayo en un día de luto y silencio. Glenn Branca, el músico favorito del noise que conectó el plug del punk en la consola sinfónica, murió a los 69 años por cáncer de laringe. Compositor, guitarrista, inventor de instrumentos, creador de sonidos y artista multidisciplinario, era un pionero sónico que llevó la guitarra eléctrica a territorios inexplorados.

Branca fue un creador experimental. Estudió artes escénicas para desarrollar el taller Bastard Theatre entre la música y el teatro. Incursionó en el rock con el grupo de The Crystal Ship en su natal Pennsylvania, antes de mudarse a Nueva York al iniciar los años setenta. Iba en busca de sus ídolos punk Television, Ramones y Talking Heads, para tocar algunas de sus ideas, pero no lograba aterrizar con ellos porque siempre estaban de gira. Así que empezó a meterse como el gusano de la manzana en el underground neoyorquino, hasta formar The Theoretical Girls con el artista conceptual Jeffrey Lohn, un grupo de punk y noise que sólo tocó veinte veces entre 1977 y 1981 con algunas grabaciones dispersas.

Su primer disco solista, el fascinante Lesson No. 1 (1981), ya planteaba un uso distinto de la guitarra eléctrica. Enseguida apareció The Ascencion (81), zumbidos, monotonía, cacofonía y polifonía. A partir de ahí escribió una veintena de sinfonías experimentales para guitarra eléctrica y percusiones, las más sonadas son la “Symphony No. 13 Hallucination” (2001) y la “Symphony No. 16 Orgasm” (2015), obras escritas para cien guitarras eléctricas y percusiones que se ejecutaron en Nueva York, París y Roma.

Su primer disco solista, el fascinante Lesson No. 1 (1981), ya planteaba un uso distinto de la guitarra eléctrica.

Junto con Suicide de Alan Vega y Martin Rev, conocidos a través de su mentor Rhys Chatham —autor de la monumental “A Crimson Grail” para cuatrocientas guitarras—, Branca formó parte del movimiento post punk No Wave que confrontaba a la domesticación llamada New Wave. Inconforme, en 1982 abrió Neutral Records para grabar a la vanguardia. Y presentó a los guitarristas Lee Ranaldo y Thurston Moore, alumnos y colaboradores que concibieron al gran Sonic Youth, el grupo más canijo de noise rock. Sus primeros discos, Sonic Youth (1982) y Confusion Is Sex (1983), aparecieron en Neutral. Después de ellos, prácticamente todas las agrupaciones de noise y shoegaze tienen deuda con él.

En su búsqueda de sonidos inventó técnicas e instrumentos eléctricos como el 3rd. Bridge Zither de varias cuerdas y diversos monocordios y cordófonos. Hizo música para orquestas sinfónicas tradicionales, pistas sonoras de cine, teatro y ballet. Además, mantenía una columna musical en el New York Times y ocupaba un lugar en el olimpo del minimalismo sonoro junto a Phillip Glass, Michael Nyman y Steve Reich. Cuarenta años de música de vanguardia retumbarán en un feedback infinito de cien guitarras.  C

Latest posts by Rogelio Garza (see all)

Compartir