• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial

Llevar una gorra con una clave bordada fue su error.  Salieron de la Ciudad de México a un bautizo en Nayarit. Iban cuatro agentes de la PGR, pero a dos de ellos les llamaron para decirles que regresaran a trabajar, gracias a eso se salvaron de ser plagiados por miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Los otros fueron plagiados no llevaban armas, sólo un par de gorras con el número 103 bordado, el cual es una clave que usan los agentes federales.

Las autoridades suponen que por ello los dos elementos fueron descubiertos por el grupo de narcotraficantes, que decidió llevarlos a pesar de que en realidad no estaban ni comisionados a ese estado, ni trabajando en alguna actividad referente al crimen organizado en la entidad.

Los dos elementos están inscritos al Área Antisecuestros; uno de ellos incluso es analista de cómputo, ni siquiera sale a campo a trabajar.

El domingo se dio a conocer que los dos elementos fueron secuestrados en Nayarit el pasado 5 de febrero. El mismo domingo se difundió un video en el que aparecen sometidos, custodiados por hombres encapuchados con armas largas y obligados a leer un texto frente a la cámara.

Los agentes son Octavio Martínez, de 26 años de edad, y Alfonso Hernández, de 28. La PGR informó que “se encontraban en días de descanso y acudían a un evento familiar al estado de Nayarit”.

Tras la difusión del video, la PGR informó que “la AIC (Agencia de Investigación Criminal) inició las investigaciones necesarias para la búsqueda y localización de estos dos efectivos”. Aseguró que “no escatimará esfuerzos ni recursos en la localización de los elementos desaparecidos”.

Compartir