• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Cuartoscuro

Durante esta semana, el secretario de Economía (SE), Ildefonso Guajardo, se encuentra en pláticas con el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert  Lighthizer, para acordar la fecha de la próxima reunión ministerial, la cual se podría llevar a cabo a finales de julio.

En entrevista, el funcionario señaló que tal como se lo encomendó el Presidente Enrique Peña Nieto, seguirán atentos a cualquier oportunidad que tengan para cerrar el acuerdo antes de que termine el sexenio, pero siempre tomando en cuenta el beneficio del país.

“La responsabilidad que tengo es buscar toda oportunidad para poder llevar este acuerdo a que funcione para todos; si ese espacio se da, estaremos en posición para cerrarlo”, mencionó, en el marco de la Expo INA PAACE Automechanika 2018.

En contraste, Fernando Ruiz Huarte, director general del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce) señaló que un acuerdo comercial como el TLCAN será posible hasta 2019, cuando pasen las elecciones del Congreso en Estados Unidos.

Lo anterior, dijo, debido a que ha sido y sigue siendo, difícil empatar las posturas de los tres países integrantes; además de que no ha habido acercamiento, por lo menos durante un mes para continuar con los temas más complicados.

Manifestó que es positivo que el virtual gobierno electo se reúna el próximo viernes con las autoridades estadunidenses para buscar acelerar su terminación.

En dicho encuentro se prevé la presencia de los secretarios de Estado, Mike Pompeo; del Tesoro, Steven Mnuchin, y de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, así como de Jared Kushner, yerno y mano derecha del presidente Donald Trump.

Por otra parte, al ser cuestionado respecto a la declaración de quien se prevé sea la próxima secretaria de Economía, Graciela Márquez, quien aseguró que es mejor tener un TLCAN “ligero”, antes que no tener nada.

Ruiz Huarte refirió que si bien, no conoce a fondo la propuesta, intentar tener un acuerdo light  no sería positivo, pues estaría dejando fuera algunos temas que resultarían importantes para los tres socios.

Asimismo, aseguró que este consejo empresarial buscará una reunión con López Obrador o con su equipo, a fin de darle a conocer algunas propuestas, entre ellas, impulsar una política de sustitución de importaciones para que México sea más competitivo en productos manufacturados y seguir con esquemas de simplificación del comercio exterior en operaciones logísticas y aduaneras.

Gráfico: La Razón de México

Aranceles afectan exportaciones mexicanas. Por otra parte, Ruiz Huarte alertó que las exportaciones mexicanas de acero ya se están viendo afectadas por los aranceles impuestos por Estados Unidos a México, pues si bien no se están dejando de realizar las exportaciones, sí se ha registrado una disminución en las mismas.

Explicó que estos impuestos sólo están dañando a los sectores del acero y del aluminio, debido a que no se han aplicado barreras a otras industrias.

En su opinión, Estados Unidos aplicó aranceles a la importación de acero y aluminio procedentes de México y Canadá como una medida para presionar a sus socios comerciales respecto al TLCAN y México respondió con una medida espejo para presionarlo, situación que en este momento ya no tiene gran efecto.

En este tenor, Guajardo refirió que dichos efectos ya se comenzaron a ver reflejados en los precios, sobre todo en el precio de la manzana; de origen nacional; aunque no descartó la posibilidad de que los mercados se ajusten y busquen fuentes alternativas de importación.

  • El Dato: Para el equipo negociador mexicano, el tratado no debe ser light, ya que no sería positivo dejar fuera temas importantes.

Acuerdo pega a intermediarios financieros

La incertidumbre relacionada con potenciales cambios en la política económica después de las elecciones en México y las prolongadas renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) podría tener un efecto negativo en los préstamos.

Para Fitch Ratings es muy incierto si habrá algún cambio significativo de política para las instituciones financieras (IFs) después de la reciente elección presidencial en México. El presidente electo, López Obrador, ha indicado que las bases económicas clave, incluyendo la autonomía del banco central, los regímenes de tipo de cambio flexible y de política monetaria de inflación seguirán vigentes.

Sin embargo, algunas promesas de campaña apuntan a potenciales cambios regulatorios.

Asimismo, los objetivos declarados en el “Proyecto de Nación 2018-2024” de López Obrador incluyen elevar la inclusión financiera y la autorización de participantes nuevos de nicho de mercado para impulsar las pequeñas y medianas empresas (Pymes) y los préstamos para el sector primario.