• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial
Foto: Especial

Algunas empresas europeas están reconsiderando sus estrategias para amortiguar el impacto de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, luego de los aranceles contra Washington por 16 mil millones de dólares.

De acuerdo con Reuters, las empresas europeas podrían salir afectadas, como el grupo alemán de ingeniería Siemens, quien tendría una posible opacidad en la dinámica de la inversión, que mantiene en la nación asiática.

La empresa de equipos electrónicos con sede en Francia, Actia Group, mantiene su objetivo de crecimiento moderado en 2018; sin embargo, dice que las tensiones pueden limitar el aumento en la rentabilidad año tras año.

El fabricante de automóviles alemán BMW comenzó a construir su modelo X3 en China, terminando sus importaciones desde la planta de la compañía en Spartanburg, Carolina del Sur, y aumentó los precios en los modelos X5 y X6, para compensar los gravámenes.

Los concesionarios de automóviles con sede en China dijeron que el fabricante de automóviles Daimler elevó moderadamente los precios en el país de su camioneta SUV mediana GLE que se produce en Alabama.

Daimler está buscando formas de mitigar el impacto de las tensiones comerciales, incluida la revisión de si se debe cambiar la producción de Estados Unidos a Asia. La compañía culpó a las tarifas de una caída del 30 por ciento en las ganancias del segundo trimestre.

El fabricante de turbinas eólicas, Siemens Gamesa, advirtió que las tensiones comerciales aumentarían los costos de Estados Unidos entre un dos y un cuatro por ciento, dependiendo del producto y si se imponen aranceles adicionales. La compañía está trabajando para reducir el impacto en los márgenes mediante la optimización de sus cadenas de suministro.

La francesa de equipos eléctricos Schneider Electric prevé una desaceleración del crecimiento en la segunda mitad del año, y espera que los primeros costos adicionales se relacionen con aranceles en Estados Unidos.

Compartir