Trump, al firmar una proclamación por el natalicio de Martin Luther King, ayer. (Foto: Especial)

Dentro y fuera de Estados Unidos, el presidente Donald Trump sumó más muestras de rechazo después de que presuntamente cuestionó: “¿por qué recibimos a gente de países de mier..?” en relación a los ciudadanos de países de El Salvador, Haití y naciones africanas.

En su defensa, el magnate buscó aminorar su expresión calificada de racista por sus críticas al afirmar que sólo usó “un lenguaje duro” en su conversación con senadores sobre la ley migratoria, pero negó haberse referido a los citados países y regiones como “agujeros de mier…”.

El dato 

  • Un grupo de 10 menores estadounidenses demandó a Trump en una Corte federal de Miami por deportar a sus padres

“El lenguaje utilizado por mí en la reunión de DACA fue duro, pero ése no fue el lenguaje empleado. Lo que fue realmente duro fue la extravagante propuesta hecha. ¡Un gran paso atrás para DACA!”, manifestó el mandatario vía Twitter, al comentar el Programa de Acción Diferida (DACA), que protege a jóvenes inmigrantes llegados a EU como niños.

Sin embargo, según reportó The Washington Post el jueves en la noche, el mandatario cuestionó:”¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mier… viniendo aquí?”, de acuerdo con dos fuentes familiarizadas con el encuentro.

Trump reaccionó así cuando dos senadores le plantearon un proyecto de ley migratorio que otorgaría visados a algunos de los ciudadanos de países que han sido retirados recientemente del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), como El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán.

El senador Dick Durbin, el único demócrata en el despacho presidencial, confirmó la versión del diario al señalar: “Dijo estas cosas llenas de odio y las dijo reiteradamente”.

“Cuando se le preguntó sobre los haitianos (Trump) manifestó ‘¿haitianos? ¿Necesitamos más haitianos?’”, añadió el senador Durbin.

Sin embargo, Trump respondió vía Twitter: “Nunca dije nada despectivo sobre los haitianos que no fuera decir que Haití es, obviamente, un país muy pobre y con problemas”.

“Nunca dije ‘sáquenlos’. Invento de los demócratas”, escribió Trump. “Tengo una relación maravillosa con los haitianos. Probablemente debería grabar futuras reuniones: desafortunadamente ¡no hay confianza!”.

El proyecto de seis senadores bipartidistas eliminaría la llamada “lotería de visados” que cada año asigna 50 mil a ciudadanos de países con una baja tasa de emigrantes a Estados Unidos, un mecanismo que beneficia mayoritariamente a países de África.

El acuerdo planteado también abriría un camino a la ciudadanía para más de un millón de “soñadores”, y concedería más de mil millones de dólares para proyectar y construir una barrera
física en la frontera con México.

En respuesta a las declaraciones del magnate, el embajador estadounidense en Panamá, John D. Feeley, dimitió, afirmando que “ya no puede servir bajo el gobierno de Trump”.

Paul Ryan, el líder de los republicanos en el Congreso, tachó los calificativos de “desgraciados y poco útiles”.

A su vez el senador republicano Jeff Flake declaró: “Las palabras usadas por el presidente, tal como me las relataron inmediatamente después varias personas que asistieron, no fueron ‘rudas’, sino que fueron aborrecibles y repulsivas”.

“Creo que fue tonto, irresponsable e infantil”, afirmó el representante Mike Simpson, republicano por Idaho. “Él es el presidente de Estados Unidos. Así no es como debe comportarse un presidente”.

“No hay otra palabra para describirlo que racista. No se puede tachar a países y continentes enteros como ‘agujeros de mierda’, retirando a sus poblaciones, que no son blancas, la entrada a EU”, afirmó en Ginebra el portavoz del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas.

El Salvador también declaró su disgusto con las “lamentables expresiones” de Trump, mientras el gobierno haitiano también condenó las expresiones que, de ser probadas, “serían inaceptables en todos los sentidos porque reflejan una visión simplista y racista completamente equivocada”.

La Unión Africana, a través de la portavoz, Ebba Kalondo, también fue tajante con la Casa Blanca: “Estamos alarmados por las afirmaciones del presidente de EU al referirse a inmigrantes africanos y otros con tales despectivos. Teniendo en cuenta la realidad histórica de cómo llegaron muchos africanos a EU durante el comercio de esclavos, esto va en contra de cualquier actitud y comportamiento aceptable”.


Que magnate goza de “excelente salud”

El médico de la Casa Blanca declaró ayer que el mandatario estadounidense tiene una “excelente salud”, luego de que éste se sometiera a su primer examen médico en el hospital militar Walter Reed ayer, en el cual le realizaron una revisión física en medio de insinuaciones de que no es apto mentalmente para el puesto.

En un comunicado publicado por la Casa Blanca, el médico Ronny Jackson dijo que la revisión “salió excepcionalmente bien. El presidente se encuentra en un excelente estado de salud y espero poder informar algunos detalles el martes”.

Lo que solía ser un examen bastante rutinario para los presidentes anteriores, ha adquirido una importancia desmesurada en la época de Trump, debido al tono de algunas de sus publicaciones en Twitter, comentarios atribuidos a algunos de sus asesores cercanos y la reciente mala articulación de palabras en sus discursos en la televisión nacional.

Con información de AP