• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial

El sexo, la homosexualidad e incluso la prostitución fueron algunos de los temas a los que Ana Frank dedicó espacio en sus diarios íntimos.

Recientemente la fundación que lleva su nombre publicó las páginas 78 y 79 de Kitty, el primer diario que escribió la adolescente, quien murió a los 15 años en un campo de concentración nazi, y cuyas memorias se han convertido en un testimonio de la vida de miles de judíos bajo el régimen de Adolfo Hitler.

Gráfico: La Razón de México

Escondida en el fondo de una casa de Amsterdam, las páginas fueron halladas en uno de los muros presuntamente porque Frank se negaba a que otros pudieran encontrarlas.

Investigadores holandeses descifraron el contenido de las hojas, que habían sido teñidas por su autora, indicó el museo de Ámsterdam que lleva el nombre de la niña judía. Hay una página donde contaba chistes subidos de tono y otra que recogía preguntas y respuestas sobre lo que debería decir una joven si le preguntaban acerca de la educación sexual.

Gráfico: La Razón de México

Con picardía e inocencia, Ana se pregunta acerca de la menstruación cuando escribe: “Es un signo de que una chica está lista para tener relaciones con un hombre. Pero eso no se hace antes del matrimonio. Después, sí, el hombre se coloca sobre la mujer y deja su semilla en la vagina de ella. Todo sucede con movimientos rítmicos”, escribió.

En un segundo párrafo hizo referencia a la negativa de un pareja a tener hijos:”la mujer toma medidas internas y eso ayuda (…) Puede fallar, pero si de verdad quieres hijos, a veces no es posible. Al hombre le gustan estas relaciones y las desea; la mujer algo menos, pero también”.

Con la curiosidad de una niña, habla de la prostitución y de la homosexualidad cuando menciona que lo “normal” es que un hombre tenga contacto sexual con una mujer.

“Si los hombres son normales van con una mujer. Por la calle hay mujeres que hablan con ellos y entonces se van juntos. En París, hay casas muy grandes para eso. Papá ha estado allí. El tío Walter no es normal. Hay chicas que venden esta relación”, escribió.

El Museo de Ana Frank dijo que ésta no fue la única vez que la adolescente escribió sobre sexo o algunas de las cosas que le inquietaban respecto a la sexualidad. En su diario también recogió otras bromas que había oído en su escondite de la capital holandesa y otros pasajes sobre sus períodos y la sexualidad.

El estudio, que forma parte de una investigación permanente abierta por la Casa de Ana Frank, fue llevado a cabo por el Instituto Huygens de Historia Holandesa y el Instituto para Estudios de Guerra, Holocausto y Genocidio (NIOD).

Las páginas revelan más información sobre la personalidad de Ana Frank “como niña, adolescente y escritora”, según Peter de Bruijn, del instituto Huygens.

Los expertos consideraron que este descubrimiento refleja “un intento cauteloso de escribir más que un diario, donde se mezcla la realidad y la ficción” y presenta a una niña que escribió abiertamente sobre la sexualidad.

Gráfico: La Razón de México

Sobre por qué cubrió estas páginas, De Bruijn explicó que la niña “no podía arrancar páginas de su diario”, pero “estaba avergonzada” de algunas de las cosas que escribió.

Las instituciones involucradas en la última investigación dijeron que debido a cuestiones de derechos de autor, no está claro si los pasajes se incorporarán a las nuevas ediciones.

Ana Frank murió en febrero de 1945 en el campo de concentración de Bergen- Belsen, en Alemania, y su diario, que abarca su escondite entre 1942 y 1944 en un refugio de un edificio en el centro de Ámsterdam. Después de la guerra, Otto Frank publicó el diario de su hija, y se convirtió en un símbolo de esperanza y resistencia que se ha traducido a docenas de idiomas.

Compartir