Hallan templo dedicado a Quetzalcóatl en Tlatelolco

Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) descubrieron en la Zona Arqueológica de Tlatelolco (ZAT) una nueva estructura circular, aparentemente dedicada al dios del viento Ehécatl-Quetzalcóatl, la cual próximamente será abierta al público.

En conferencia de prensa y recorrido por el sitio se informó que el descubrimiento, donde se han hallado casi 30 entierros humanos y 43 mil objetos arqueológicos, mil de ellos completos, amplía la zona monumental hasta un nuevo horizonte del que todavía se desconoce su límite.

4-507.jpg

La estructura se encuentra en un terreno ubicado sobre la avenida Ricardo Flores Magón, entre las calles de Lerdo y General Régules, en la zona de Nonoalco Tlatelolco.

La actividad con la prensa fue encabezada por Edwina Villegas, titular de ZAT; Pedro Francisco Sánchez, coordinador Nacional de Arqueología; y Eduardo Matos Moctezuma, Investigador Emérito del INAH.

Vía videograbación, el arqueólogo Salvador Guilliem Arroyo, responsable del Proyecto Tlatelolco; el supervisor del proyecto de salvamento, Eduardo Luna Vargas, y la antropóloga física, Nancy Miramón Valdez.

11-125.jpg

Los especialistas resaltaron la importancia del descubrimiento e indicaron que se presume que el basamento fue dedicado al dios del viento por los objetos encontrados en el sitio.

Precisaron que entre los 43 mil vestigios se hallan una osamenta de recién nacido, huesos de aves, espinas de maguey, restos de copal, una cuenta circular de piedra verde, además de una olla cercana al sitio con malacates, incensarios y figuras de cerámica con representaciones de monos y picos de pato relacionados con la divinidad.

Explicaron que el terreno sobre el que se encuentra la estructura mide unos 300 metros cuadrados y se trata de una construcción circular de unos 12 metros de circunferencia, casi 1.20 metros de altura cubierta de estuco blanco, conservado en 70 por ciento de su superficie.

3-603.jpg

Detallaron que a raíz de la construcción de un centro comercial en el lugar, la empresa responsable solicitó al INAH realizar trabajos para ver si habían vestigios arqueológicos. Tras la exploración se hizo el hallazgo de la superficie de la estructura circular y bicónica en 2014.