¿Has visto a este perro? Mexicanos buscan a sus mascotas tras terremoto

Nadie sabe con precisión cuántos animales se extraviaron; algunos de sus propietarios creen que varias se asustaron y otros pueden estar cautivos entre los escombros

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Sismo

“Jack” es un pequeño perro blanco que vive en la Ciudad de México y está perdido desde que el sismo de 7,1 sorprendió hace unos días tanto a la gente como a sus mascotas.

“Me perdí en el temblor”, se leía en una hoja pegada en un árbol y con la fotografía de Jack.

 


Alrededor de la capital mexicana se ven letreros de mascotas perdidas, en su mayoría perros. Sus propietarios creen que varias se asustaron y escaparon después del sismo que sacudió el centro de México y derribó varios inmuebles.

Rescatistas han localizado a algunas de las mascotas vagando por las calles y las han llevado a albergues. Sabían que pertenecían a alguien porque estaban limpios, eran amigables y parecían bien alimentados.

“Cuando un perro tiene tiempo en la calle es un perro que está sucio y está muy delgado”, dijo Silvia García, propietaria de un albergue para animales, al que ha llevado a siete perros desde el sismo. “Estos perros están bien cuidados”.

Leer más:

¡Guau Frida! La labrador de la Marina que salvó a 52 personas

Hasta ahora, nadie sabe con precisión cuántos animales se han perdido, pero algunas de las zonas más afectadas de la Ciudad de México tienen una amplia presencia de mascotas.

En la página de Twitter “Mascotas Sismo CDMX”, decenas de capitalinos han publicado las fotos de sus mascotas extraviadas tras el terremoto, y también publican a los animales encontrados.

Los animales en el siniestro, han sido relevantes para los ciudadanos, como lo demuestra un video de cómo los rescatistas sacan a un Golden Retriever de los escombros de un edificio caído, mismo que se hizo viral el mismo día del sismo.

Kublay, otro héroe de 4 patas que trabaja en derrumbes de la CDMX

También se han vuelto atractivas las imágenes de perros de rescate que ayudan a las autoridades y voluntarios a buscar signos de vida.

 

 

 

Compartir