• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El Papa lee un mensaje contra religiosos pedófilos, ayer. Foto: APq
El Papa lee un mensaje contra religiosos pedófilos, ayer. Foto: AP

En un inusual mensaje dirigido por primera vez en la historia a los 1.2 mil millones de católicos del mundo, el papa Francisco condenó las agresiones sexuales cometidas por sacerdotes y su encubrimiento, y pidió rendir cuentas al afirmar que se trata de “un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia”.

La misiva responde a las revelaciones sobre los abusos cometidos en Estados Unidos durante décadas y de acuerdo con voceros del Vaticano es la primera vez en la que Francisco aborda el tema del abuso sexual de manera tan amplia.

El pontífice pidió perdón por el dolor que padecieron las víctimas y dijo que los católicos laicos deben implicarse en los esfuerzos para eliminar los abusos y su encubrimiento. Francisco criticó a la cultura clerical, por la que los líderes de la Iglesia estaban más preocupados por su reputación que por la seguridad de los menores, como causante de la crisis.

“Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas”, escribió el papa en su carta.

Gráfico: La Razón de México

“Hemos descuidado y abandonado a los pequeños. Nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado”.

El Vaticano difundió la carta días antes del viaje de este fin de semana del Papa a Irlanda, donde la credibilidad en la Iglesia ha quedado devastada por años de revelaciones de que sacerdotes violaron y abusaron de niños con impunidad y sus superiores los encubrieron.

En las últimas dos décadas la Iglesia católica se ha resistido a reconocer la magnitud de esta crisis o incluso casos específicos que afloraban en parroquias y diócesis alrededor del mundo.

Y aunque el Papa Francisco ha ordenado a la grey eclesiástica ser responsables e incluso en 2014 ordenó crear una comisión para investigar casos de abuso sexual por parte de religiosos, Paul Saunders, un miembro de ésta renunció el año pasado y acusó que fuerzas al interior del Vaticano impiden el trabajo del panel.

Si bien Benedicto XVI y Francisco han dirigido cartas sobre el caso de abuso sexual en 2010 y 2018, respectivamente, nunca han sido tan extensivas como la que ayer presentó el Papa.

Pero para los sobrevivientes irlandeses, la carta sólo fueron palabras duras y una retórica reciclada que no reconoce el papel del mismo Vaticano por cerrar los ojos a los sacerdotes pederastas y fomentar la cultura de secrecía y encubrimiento que dejó impunes los crímenes.

“Esa cultura era supervisada por el #Vaticano y codificada en leyes”, dijo en Twitter Colm O’Gorman, un conocido sobreviviente de abusos irlandés quien organizó una manifestación de víctimas en Dublín durante la visita de Francisco.

Se prevé que el tema domine el viaje del Papa a Irlanda, pero el asunto ha ganado más peso desde que se supo en Estados Unidos que uno de los cardenales de confianza del pontífice, Theodore McCarrick, el arzobispo retirado de Washington, supuestamente abusó y acosó a menores y seminaristas adultos.

La semana pasada un reporte reveló que al menos 1,000 niños fueron víctimas en EU de unos 300 sacerdotes en los últimos 70 años.

  • El Dato: En una carta dirigida a los católicos en Chile luego que se revelaron casos de abuso sexual, el Papa acusó mayor interés de la Iglesia por la institución que por creyentes.
Compartir