• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Fernando Hierro, en el partido contra Rusia, correspondiente a los octavos de final. Foto: AP

menos de un mes de haber aceptado de emergencia la dirección técnica de la selección de España, Fernando Hierro y la federación de este país han roto su relación laboral.

La federación informó ayer en un comunicado que la decisión obedeció a que Hierro había rechazado la posibilidad de cumplir el plazo restante de su contrato como director deportivo de la selección; el cargo que ocupaba antes de que la destitución del seleccionador Julen Lopetegui lo pusiera al frente de la Roja.

“Después de muchos kilómetros caminando juntos, la Real Federación Española de Futbol (RFEF) y Fernando Hierro ponen fin a su relación, una vez finalizada la participación de España en el Mundial de Rusia”, señaló el comunicado.

“El último seleccionador español declina regresar a su anterior cargo como director deportivo de la RFEF para buscar nuevos horizontes y emprender nuevos retos profesionales”.

España cayó eliminada por penales ante la anfitriona Rusia en los octavos.

La RFEF agradeció a Hierro por “su compromiso y sentido de la responsabilidad al ponerse al frente del combinado nacional en unas situaciones extraordinarias”.

Hierro llegó al banco de la selección apenas dos días antes de que ésta comenzara su participación en la Copa del Mundo, enfrentando a Portugal, y los fantasmas de los que sucedió hace cuatro años en Brasil 2014 regresaron al pensamiento de lo fanáticos del balompié, pues La Roja no accedió a la siguiente ronda, haciendo uno de los peores mundiales en su historia, sobre todo después de salir campeona en Sudáfrica 2010.

El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, se mostró indignado después de que el entrenador Julen Lopetegui aceptó la oferta como técnico del Real Madrid, una vez que concluyera el Mundial.

Concretamente, Rubiales le reprochó a Lopetegui que hubiera aceptado el cargo en el club merengue sin notificarle antes. Se le destituyó sin más, a un día de la inauguración del Mundial, y pese a que ostentaba una racha invicta de 20 partidos, que hacía lucir a España como una de las selecciones favoritas para coronarse en Rusia.

A pesar de la revolución que se había creado en España un par de días antes de su debut, y con todos los problemas que se avecinaban, Fernando decidió hacerse cargo de su combinado y así representar a una nación deseosa de ver cómo revertir su mal desempeño en Brasil 2014.

Hierro y sus dirigidos debutaron ante el Portugal de Cristiano Ronaldo, que desde los primeros minutos se hizo presente en el marcador por la vía del penalti, pero al final todo terminó con empate de 3-3; posteriormente, en un aguerrido partido lograron conseguir el triunfo por la mínima ante Irán y con este resultados sus tres primeros puntos, que lo acercaban a la calificación, y el trago amargo por quedarse sin entrenador a horas de sus debut ya había pasado a segundo término.

En el último encuentro de la jornada en la fase de grupo empató ante Marruecos a dos tantos y su diferencia de goles provocó que terminara como líder del sector y así evitar a Uruguay, que en ese momento lucía como favorito para los octavos.

Su rival en turno fue Rusia, gol de Ramos y todo indicaba que el camino sería sencillo; pero al 41’ Dzyuba empató el marcador y para la parte complementaria y los tiempos extra la pizarra no se movió, por lo que tuvieron que llegar los penaltis y con un resultado adverso de 4-3, la anfitriona eliminó a La Roja y los regresó antes de lo pensado a su casa.

Con un desempeño rescatable, todo indicaba que Hierro se mantendría al frente de España, pero a pesar de ello decidió hacerse a un lado, y los directivos de La Furia se pondrán a buscar un sustituto que los haga soñar con otra Copa del Mundo.

Compartir