• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Ilustración: Norberto Carrasco, La Razón
Ilustración: Norberto Carrasco, La Razón

Agustín Huberto Bátiz Martínez decidió quitarle la “z” a su apellido paterno para llamarse inmortalmente: Huberto Batis (Guadalajara, 1934–Ciudad de México, 2018). Periodista, escritor, crítico, ensayista y catedrático. Batis: un eco que se expande. El miércoles pasado moría el cofundador de la revista literaria Cuadernos del viento, en la que difundió a la Generación de Medio Siglo: Inés Arredondo, Julieta Campos, Amparo Dávila, Salvador Elizondo, Juan García Ponce, Sergio Pitol, Rubén Bonifaz Nuño, Tomás Segovia, Juan José Gurrola, Sergio Galindo… / Maestro querido y también polémico de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM: “Poner una coma donde no va parece un error menor; pero, puede ser  el origen de errores mayores si no se corrige a tiempo”, decía a sus alumnos.

Batis un maledicente convertido en alevoso editor. Iconoclasta, sedicioso, erotómano insurrecto… Corrector de estilo de sus colaboradores en las espirales de la provocación: “Editar un suplemento cultural es estar dispuesto a ponerse los guantes
de boxeo cada vez que entra un desconocido con un manuscrito a la sala de redacción con la urgencia de que se lo publiquen. Vienen los puñetazos en contra de la imperfección, y el resentimiento cuando uno vira la espalda”, decía con frecuencia.

Suplemento cultural Sábado (1984–1999) de Unomásuno. Dos columnas injuriosas para las ‘buenas conciencias’: El desolladero y El Diván. Había que levantarse temprano para conseguir la tirada del sábado que era el día de Sábado. Guillermo Fadanelli, Enrique Serna, Ignacio Padilla, Guillermo Sheridan, Alberto Ruy Sánchez, Pura López Colomé, Alejandro González Acosta, Vicente Quirarte, Jorge Volpi, Ignacio Trejo Fuentes, Evodio Escalante, Sandro Cohen y Adolfo Castañón, entre otros jóvenes escritores, empezaban a publicar en lo que era un espacio de desafío en contra de las cláusulas correctas.

“Huberto Batis, escritor, periodista, académico, pilar del periodismo cultural. Su enorme contribución a la cultura mexicana de las últimas décadas del S.XX, es un importante legado. Lamento su deceso. Mi pésame a sus familiares”

María Cristina García Cepeda

Secretaria de Cultura

Huberto Batis miraba a la cámara y el flash nunca le provocó un parpadeo. Las modelos le pedían un retrato: él accedía con asentamiento de galán incisivo. “Todas las semanas me escribían poemas, aforismos, crónicas y cartas que Batis publicaba puntualmente.  Lo visité en la redacción del periódico y le pedí una foto: me tomó por la cintura con delicadeza. Conocí esa tarde a un hombre de absoluto compromiso con lo que hacía”, dijo cierta vez la cantante y actriz Biby Gaytán, la modelo mimada de El Diván.

Pornografía, homosexualidad, filosofía, historia, fantasías eróticas, reseñas literarias, confesiones lésbicas, pasatiempos procaces y hasta poemas escritos por albañiles y taxistas aparecían cada semana en un suplemento que atrajo a miles de lectores.  “Huberto Batis, con quien tuve una relación distante al principio, fue el agitador más inteligente de la vida cultural mexicana en los últimos 25 años del siglo 20”, escribió el novelista Enrique Serna.   

“Lamento la muerte de Huberto Batis, maestro que en el aula, en el periodismo, en la literatura mexicana deja una huella imborrable. Toda mi solidaridad con su familia,amigos, discípulos y colegas. Descanse en paz y quede en nuestra memoria para siempre el recuerdo de su inteligencia”

Lidia Camacho

Directora del INBA

Visito ahora las páginas de su mejor libro: Estética de lo obsceno y otras exploraciones pornotópicas (1983). Lo obsceno, que Batis convierte en estética desde su visión insurrecta de Eros. Trabajos antológicos del periodismo mexicano: “Directorio del placer”, “Oskar Panizza: El concilio del amor”,  “George Bataille: El placer doloroso”, “Antídoto a la lujuria”, “En la muerte de Henry Miller“ o  “Anais Nin: Seres andróginos” divulgados  en  Sábado, Generación y Desnu/darse. Cultura sexual. Viaje por los laberintos del placer y reflexión ética por las luces de la sexualidad y asuntos pornotópicos. Ha muerto un concupiscente consumado, artífice del periodismo cultural en México.

  • El Dato: Los últimos reconocimientos que recibió el escritor fueron el Premio de Periodismo Cultural Fernando Benítez 2001 y la Medalla de Oro de Bellas Artes 2009.

Último adiós al cazador de talentos

Cerca de 30 amigos, familiares y alumnos, le dieron ayer el último adiós al escritor y periodista Huberto Batis, en una funeraria al sur de la Ciudad de México. En la ceremonia luctuosa estuvieron presentes sus hijas Gabriela Bátiz Muñoz y Monserrat Bátiz Benet, así como sus más cercanos amigos: la cuentista Nedda G. Anhalt, el editor Fernando Belmont y el escritor Mauricio Montiel, entre otros.

El cazador de talentos y formador de estudiantes universitarios durante más de 50 años, fue reconocido por sus seres queridos por “dejar huella en las personas que lo leímos y trabajamos en los suplementos que él hizo. Podía contener a las personas más anárquicas, antisociales, las ninfómanas, los obsesos sexuales. Tenía la capacidad para recibirnos y contenernos”, destacó el ilustrador Héctor Garza.

Mientras tanto, Mauricio Montiel señaló: “Huberto era la vieja escuela de Benítez, de Monsiváis, editores que se sentaban codo con codo con los autores a trabajar sus artículos. También está por rescatarse su obra ensayística que está repartida en libros de escasa circulación como la UNAM o (el extinto) Conaculta, que le publicaron recuentos de sus textos periodísticos. Vale la pena que una editorial con más presencia, rescate textos como Estética de lo obsceno”.

Huberto Batis falleció el pasado miércoles a las 19:30 horas en su casa y en compañía de su familia.

Huberto Batis

  • Nació: 29 de diciembre de 1934
  • Lugar: Guadalajara, Jalisco
  • Murió: 22 de agosto de 2018
  • Profesión: escritor, crítico, ensayista, editor y catedrático
Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró

Carlos Olivares Baró es columnista fundador de La Razón. Ha publicado la novela La Orfandad del Esplendor y el libro de textos periodísticos Un Sintagma por Aquí, un Estribillo por Allá. Profesor universitario y conferencista de música y literatura en varias instituciones culturales de México. Sus textos han aparecido en publicaciones de España, Cuba, Puerto Rico y México. Publica en este diario semanalmente las columnas de reseñas y comentarios de discos y libros, El Convite y Las Claves.
Carlos Olivares Baró
Compartir