• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El cardenal Carlos Aguiar Retes, arzobispo primado de México, ayer. Foto: Cuartoscuro

Ante la política de “cero tolerancia” de Estados Unidos, la Arquidiócesis Primada de México pidió al Gobierno federal que se convierta en un protector de los mexicanos que salen de su territorio y de los migrantes que ingresan.

“Sin embargo, el buen juez por su casa empieza: México debe convertirse ya en un país que vea por sus migrantes y por todas aquellas personas que transitan nuestro territorio que cree políticas públicas en favor de la movilidad humana”, sostuvo en su editorial dominical Desde la Fe, titulado Víctimas, re-víctimas y recontra-víctimas.

Manifestó que las acciones de EU de repatriar a adultos sin sus hijos, es “una nueva crueldad, que hace a estas familias tres veces víctimas”.

“Víctimas de la violencia, el deterioro social y las malas políticas de sus gobiernos, muchas familias se ven obligadas a ser parte del actual fenómeno de hipermovilidad humana al decidir ir en busca de un estilo de vida, ya no de decoro, sino apenas llevadero. Sin embargo, éstas han sido revictimizadas por la arbitrariedad e insensibilidad de un gobierno que, con su política de “tolerancia cero”, separó a los menores de sus padres”, declaró.

Asimismo, condenó que la administración del presidente de EU, Donald Trump, no haya cumplido con la Orden Ejecutiva que firmó para la reintegración de las familias migrantes.

“La medida causó indignación entre la comunidad internacional, lo que llevó al mandatario Trump a firmar una Orden Ejecutiva para la reintegración de las familias, lo cual no se ha cumplido. Con la repatriación de más de cuatro centenares de adultos sin sus hijos, dejando a sus hijos, de entre 5 y 17 años, en territorio estadounidense bajo custodia federal”, dijo.

Compartir