• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Menores centroamericanos esperan su registro en un albergue de Texas. Foto: AP
Menores centroamericanos esperan su registro en un albergue de Texas. Foto: AP

unas horas de que la administración del presidente Donald Trump solicitó a la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), que se encargue de hallar a los padres de niños inmigrantes, separados con la aplicación de su política de “Tolerancia cero”,  autoridades federales de Estados Unidos informaron que un exempleado de un centro de retención de menores, en Phoenix, abusó sexualmente de ocho adolescentes varones.

Se trata de Levian Pacheco, un hombre VIH positivo, de 25 años de edad, quien ya enfrenta en una corte cargos a raíz de incidentes que presuntamente ocurrieron en 2016 y 2017 en el centro Southwest Key, según reportó la organización ProPublica.

De acuerdo con las denuncias, Pacheco violó a dos menores y tocó a otros seis, todos tenían entre 15 y 17 años de edad, al momento de la agresión.

Los documentos en la corte señalan que algunos de los adolescentes han optado por someterse a exámenes de detección del virus.

Ante las acusaciones, el sujeto se declaró inocente y su abogado de oficio argumentó que las afirmaciones sobre estos crímenes incluyen “un rango extraordinariamente amplio de fechas y falta de especificidad”.

Estas divulgaciones se dieron, también a horas de que la policía informara que un empleado en otro centro de Southwest Key, Fernando Magaz Negrete, es sospechoso de abusar sexualmente de una niña inmimigrante de 14 años.

De acuerdo con las autoridades, Magaz besó y manoseó a la menor en su habitación el pasado 27 de junio. Su compañera de cuarto, de 16 años, fue testigo de los hechos.

  • El Dato: En 2015, en un albergue de Southwest Key en Tucson, un empleado tocó la entrepierna de un hondureño de 15 años. El trabajador fue despedido y acusado de abuso sexual.

La policía señaló que las grabaciones de las cámaras de vigilancia muestran a Magaz, de 32 años, acercándose a la habitación varias veces durante la noche, aunque la habitación en sí estaba fuera del alcance de la cámara.

El pasado jueves, la Casa Blanca reveló que había encargado a la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) la responsabilidad de hallar a los padres de niños retenidos en sus países de origen, en especial Guatemala, El Salvador y Honduras.

La ACLU, que presentó una demanda a nombre de padres separados, exhortó al gobierno a dar “pasos significativos y rápidos” para localizar a los tutores por sí solo y con sus propios medios.

La parte acusadora ha dejado en claro que hará todo lo que pueda para ayudar a localizar a los padres deportados, pero hace énfasis en que a fin de cuentas el gobierno debe llevar la carga de encontrar a los padres”, afirmó la ACLU en un documento.

“No sólo fueron las prácticas inconstitucionales del gobierno las que generaron la crisis, sino que el gobierno de Estados Unidos tiene muchos más recursos” que el organismo activista.

La ACLU dijo que se requiere “cierto grado de trabajo detectivesco” para rastrear la información de contacto para los padres deportados, algunos de los cuales podrían estar ocultándose de los fiscales.

Muestran “declive mental” de Trump

En su libro Desquisiado: la información privilegiada de Trump en la Casa Blanca, Omarosa Manigault-Newman, exintegrante del personal de la sede presidencial, afirma que el mandatario mostró “un declive mental innegable”.

La exestrella de televisión asegura haberse preocupado por una famosa entrevista que Trump concedió a la NBC, en mayo de 2017.

Relata que, mientras veía la entrevista, “se percató que algo grave ocurría en el cerebro de Donald”.

“Muchos no lo notaron como yo, porque yo lo conocía mucho antes Pensaron que Trump estaba siendo Trump, sin más”.

“La entonces directora de Comunicaciones había repasado el informe con él una docena de veces al señalar que había despedido a Comey (exdirector del FBI) basándose en la recomendación del Departamento de Justicia, que el vicepresidente habían estado reforzando durante días”.

Después de eso fue cuestionado por el entrevistador, a lo que respondió con contradicciones.

Compartir